El videpresidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro. ARCHIVO

TOLEDO.- El Ejecutivo castellanomanchego buscará la tutela judicial para la puesta en marcha de medidas de contención de la pandemia si el próximo 9 de mayo decae el estado de alarma.

Así lo ha señalado el vicepresidente, José Luis Martínez Guijarro, al ser preguntado al respecto tras la reunión que ha mantenido con el presidente de la Diputación Provincial de Toledo, Álvaro Gutiérrez. Ha precisado que se recurrirá al amparo judicial para aquellas medidas que afecten a los derechos fundamentales "si no existe el instrumento del estado de alarma", el cual -ha recordado- permite tener "otras herramientas adicionales".

Publicidad

Y es que aunque desde el Ejecutivo regional se viene defendiendo la necesidad de dar una respuesta común para todo el territorio nacional y mantener el estado de alarma, en caso de no producirse una prórroga habrá que adaptarse.

De este modo, "cuando tengamos que tomar la decisión que pueda restringir algún derecho fundamental, solicitaremos la tutela judicial porque es nuestra obligación y porque creemos que hay que hacer las cosas con absoluto respecto a la legalidad".

Martínez Guijarro ha recordado que a día de hoy, con el estado de alarma vigente, el presidente autonómico, Emiliano García-Page, actúa por delegación expresa del Gobierno de España, pero una vez que éste finalice el Ejecutivo autonómico será el que deba valorar las medidas que se pueden tomar, como pueden ser los confinamientos perimetrales o el toque de queda.

En este sentido, el vicepresidente ha señalado que existen herramientas para poder tomar medidas de contención de la expansión del virus.

"Ya hemos actuado contra el virus sin estado de alarma", ha dicho en alusión a los meses de verano, toda vez que ha recordado que al principio "se dieron algunas disfunciones, porque el criterio de unos jueces no coincidía, pero esto se corrigió porque era el Tribunal Superior de Justicia el que tenía que ratificar las decisiones que proponían las autoridades sanitarias".