Imagen de archivo de una detención. POLICÍA NACIONAL

ALBACETE.- La Policía Nacional de Albacete ha detenido a un hombre como presunto autor de varios delitos de estafa, falsedad documental y usurpación de estado civil por aprovechar la confianza que había depositado en él un anciano durante el confinamiento para realizar cargos en sus cuentas bancarias por valor de 10.350 euros.

Según informa el Cuerpo Nacional de Policía, fue una trabajadora social de un centro sociosanitario la que presentó una denuncia en la Comisaría de Albacete en representación de la víctima, que, en esos momentos, debido a su avanzada edad y su delicado estado de salud, no podía desplazarse.

Publicidad

En la denuncia, la víctima manifestó que una persona a la que conoció dos años atrás le ofreció su ayuda durante los meses del estado de alarma y confinamiento y se prestó a realizarle la compra y a obtener dinero en efectivo del cajero cuando lo necesitara.

Se da la circunstancia de que la víctima sufrió un ictus en diciembre pasado, lo que le obligó a permanecer hospitalizado durante mes y medio y a ser ingresado posteriormente en un centro sociosanitario, momento en el que el anciano empezó a interesarse por sus cuentas bancarias.

Fue entonces cuando advirtió que desde abril de 2020 se habían realizado diversos movimientos que él no había hecho ni autorizado, cuyo montante ascendía a 10.350 euros que correspondían a extracciones de efectivo en distintos cajeros de Albacete, la formalización de cuatro préstamos financieros, recibos de una compañía telefónica, acceso a plataformas de juego online y pagos en diversos establecimientos de hostelería.

La Policía Nacional inició la investigación gracias a la que pudo averiguar que los recibos de telefonía se correspondían con el abono de facturas atrasadas a nombre del ahora detenido, mientras el resto de cargos fraudulentos apuntaban a la disposición de bienes y servicios por parte del mismo.

Los agentes pudieron comprobar, asimismo, que el investigado había realizado diversas extracciones no autorizadas en cajeros automáticos con cargo a la cuenta de la víctima, mientras este permanecía hospitalizado, ya que previamente había contratado dos tarjetas bancarias asociadas a su cuenta corriente para así poder disponer de dinero sin tener que solicitarle la tarjeta bancaria.

El presunto autor de los hechos ha sido puesto a disposición de la autoridad judicial por los delitos de estafa, falsedad documental y usurpación de estado civil.