Miguel Ángel Valverde, presidente provincial del Partido Popular de Ciudad Real. ARCHIVO

CIUDAD REAL.- Un alcalde ciudadrealeño del Partido Popular asegura que va a denunciar ante la Fiscalía Anticorrupción al presidente provincial de su formación así como contra los cuatro concejales de su grupo municipal al considerar que podrían haber cometido supuestos delitos de cohecho y corrupción.

Se trata del regidor de la localidad de Alhambra, Luis Santos Robles, a quien los cuatro ediles de su propio partido trataron de echar de la Alcaldía el pasado mes de mayo, planteando una moción de censura, la cual se encuentra suspendida cautelarmente por resolución judicial, mientras que él se encontraba convaleciente por coronavirus, apenas unos meses después de que desde la dirección provincial del PP se le sugiriera la dimisión.

Publicidad

Una rocambolesca situación a la que ahora se añade un nuevo capítulo, el anuncio de Santos de denunciar en la Fiscalía Anticorrupción al presidente del PP de Ciudad Real, Miguel Ángel Valverde, así como a los cuatro concejales populares de Alhambra.

Intención que el alcalde detalla en un comunicado, en el que señala que a pesar de que el Ayuntamiento de Alhambra se encuentra cerrado fuera del horario de oficina, y que los concejales no tengan llave del mismo, el pasado 24 de marzo los cuatro ediles del grupo popular se reunieron en el salón de plenos con Valverde, entre las siete de la tarde y las nueve de la noche, "sin conocimiento ni autorización alguna", desconociéndose "cómo consiguieron acceder al Ayuntamiento y qué beneficios o mejoras personales, políticas o económicas ha ofrecido el Partido Popular de Ciudad Real a los concejales firmantes de la moción de censura", explica.

Hechos que Luis Santos quiere que sean esclarecidos, "por si los mismos fuesen constitutivos de la comisión de supuestos delitos", señala en su comunicado.

Una reacción del alcalde de Alhambra que se produce días después de que el PP de Ciudad Real enviara a la prensa un comunicado en el que aseguraba no compartir "la forma de gobernar" y la postura de Santos quien, a su juicio, "está dificultando la labor de los cuatro concejales del Grupo Popular".

Desde el partido acusan al alcalde de no convocar plenos ordinarios, de gobernar sin teniente de alcalde y no celebrar juntas locales de gobierno, así como de haber retirado las delegaciones a los cuatro ediles de su grupo. Asimismo le acusaban de "una clara dejación de sus funciones al residir y trabajar fuera del municipio, del que se ausenta durante prácticamente toda la semana".

Un comunicado del PP de Ciudad Real que Luis Santos considera que no recoge los hechos como realmente son, por lo que cree que se ha emitido "con absoluto y evidente desconocimiento" de la situación existente en Alhambra.

En su opinión, esta nota obedece a "la continua y permanente intoxicación al Partido Popular de Ciudad Real" que se viene realizando desde hace meses por parte de los cuatro ediles que presentaron la moción de censura, y lamenta que el partido no se haya dirigido a él para "contrastar" la realidad de las afirmaciones que se realizan.

Para Luis Santos, resulta "inverosímil" que mientras que, como afiliado al PP, se le haya remitido la solicitud y petición del partido para colaborar o participar como apoderado en las elecciones de la Comunidad de Madrid el 4 de mayo, desde el PP de Ciudad Real "se respalde la actuación de cuatro concejales del PP contra el alcalde elegido en las listas del mismo Partido Popular y se apoye, sin embargo, a quien no es afiliado para que sea el nuevo alcalde de Alhambra".

Asimismo considera que con esta situación se está perjudicando tanto a los vecinos como a los intereses de Alhambra.

Santos subraya que "fueron los concejales Jesús Clemente García Mateos y Rafaela Candelas Díaz quienes ya el 22 de julio de 2020, presentaron sendos escritos de renuncias voluntarias al ejercicio de sus atribuciones, pero no al salario de 600 euros netos y 400 euros, respectivamente, por mes".

Del mismo modo, recuerda que desde el mes de junio los cuatro concejales "que dicen ser del Grupo Popular", son quienes "vienen votando de forma sistemática en contra de todas las propuestas contenidas en los distintos órdenes del día de los plenos celebrados". En este sentido, señala a modo de ejemplo el voto en contra de estos ediles a la reducción de IBI urbana, a las ayudas a la hostelería por la pandemia, subvenciones a la natalidad o el Plan de Empleo Local por importe de 200.000 euros.

Plenos que, según Luis Santos sí se celebran, "en la medida que la situación pandémica lo permite, ahora telemáticos, sin que exista ni haya existido nunca la dejadez de funciones" a la que hace referencia la nota del PP de Ciudad Real. Y es que, subraya, "si fuera así "no existiría a 31 de diciembre de 2020 un superávit en el Ayuntamiento por importe de 1.402.000 euros, frente a la ruina económica de varios cientos de miles de euros" que encontró cuando llegó a la Alcaldía en 2015.

Al margen de esto, el alcalde de Alhambra denuncia también los "insultos" que recibe en cada pleno por parte de los concejales del PP, llegando alguno de ellos a proferir "amenazas de muerte", algo -precisa- que fue denunciado ante la Guardia Civil.

APOYO DE LA JUNTA LOCAL

Pero la situación es aún más extraordinaria si se tiene en consideración que la Junta Local del Partido Popular de Alhambra en ningún momento respaldó ni respalda que se presentara la moción de censura, ni la actuación de los cuatro ediles en contra del alcalde, algo realizado "de forma unilateral y personal" por su parte.

Un respaldo a Luis Santos que esta misma semana dejaba claro también en un comunicado la presidenta del PP de Alhambra, Ana María Pérez Romero, quien avalaba la gestión del regidor frente al "ataque injusto y absolutamente sin ningún fundamento" por parte de miembros de la candidatura y concejales de la formación.

Pérez Romero considera que los ediles se han aprovechado de la "excelente gestión" de Santos "para alzarse con un cargo que no les corresponde y no avala la presidencia local".

Por su parte el regidor de Alhambra considera que "quienes verdaderamente han actuado en contra de los estatutos del PP y de la legislación vigente y aplicable" han sido los cuatro concejales firmantes de la moción de censura, por lo que "han de ser considerados como tránsfugas del PP", afirma.