Trabajadores de una fábrica de frigoríficos. ARCHIVO
Publicidad

TOLEDO.- La ocupación en Castilla-La Mancha cayó un 0,95 por ciento en el primer trimestre de año, aunque en el último año hay un aumento de la ocupación de 13.200 personas, más de un punto y medio porcentual, y una reducción en el número de parados de 5.400 personas, lo que sitúa el número de desempleados al terminar el mes de marzo en 171.700 personas.

Según la Encuesta de Población Activa (EPA), publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística, el paro ha bajado en 1.300 personas en Castilla-La Mancha respecto al cuarto trimestre de 2020, lo que supone un 0,76 por ciento, mientras que el número de ocupados en la comunidad autónoma es de 814.100, que son 7.800 personas menos que el trimestre anterior.

La tasa de paro se situó en la comunidad autónoma en el 17,42 por ciento y la tasa de actividad está en 58,2 por ciento.

Por provincias de Castilla-La Mancha, la tasa de paro más elevada se da en Ciudad Real, con casi un 20 por ciento de personas en situación de desempleo. Le siguen respectivamente Albacete con un 19,77 por ciento, Toledo con un 16.77, Cuenca con poco más de 14 puntos y en último lugar Guadalajara, con un 13,68 por ciento de personas desempleadas.

En cuanto a los trabajadores activos en el primer trimestre, del total de 814.100 en Castilla-La Mancha, 152.000 están en Albacete, 182.400 en Ciudad Real, 78.600 en Cuenca, 115.300 en Guadalajara y 285.700 en Toledo. De estos, se registraron 1.699.000 mayores de 16 años en la comunidad autónoma, que son 1.000 más que el trimestre anterior y 8.900 más que un año antes.

Entre los sectores de la población más afectados por el paro se encuentran los jóvenes menores de 25 años, cuya tasa ha subido ligeramente del 36.79 por ciento hasta situarse en el 37,44 por ciento. En el conjunto de España, el paro juvenil afecta a más de medio millón de personas.

Por sexos, las mujeres castellanomanchegas siguen siendo las que sufren con mayor dureza los efectos económicos de la pandemia. Según los datos del INE, su tasa de paro, que asciende hasta el 23,78 por ciento, es casi del doble en comparación con los varones. En total, de los 171 mil parados, 103.200 son mujeres.

En cuanto a la tasa de ocupación de Castilla-La Mancha, también se aprecia la brecha de género. Solamente 330.800 mujeres de la región cuentan en este momento con un puesto de trabajo, frente a los 483.300 hombres con empleo.

La provincia con la mayor tasa de paro femenino es Ciudad Real, con un 27,73 por ciento, y la menor Guadalajara, con menos de un 15 por ciento. Mientras tanto, el desempleo en hombres cuenta con la tasa más alta en Albacete, con un 14,67 por ciento, y la más baja en Cuenca, de poco más de nueve puntos.

En el ámbito nacional, el número de ocupados disminuyó en 137.500 personas, hasta los 19.206.800 trabajadores, durante este primer trimestre del año marcado por el impacto de la tercera ola de la pandemia y la nevada Filomena.

El número de desempleados disminuyó en 65.800 personas y se situó en los 3.653.900 desempleados, lo que rebajó 14 centésimas la tasa de paro, hasta el 15,98 por ciento.

El descenso tanto del número de ocupados como del de parados ha sido posible porque se ha reducido en 203.400 personas la población activa, es decir, aquellas en edad de trabajar que tienen un empleo o lo están buscando, hasta situarse en los 22.860.700.