Entrada del Palacio de Justicia de Ciudad Real. Foto: Google Maps

CIUDAD REAL.- La Audiencia Provincial de Ciudad Real celebra este miércoles un segundo juicio contra un hombre y dos mujeres que fueron absueltos en 2019 de un presunto delito de tentativa de homicidio, después de que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha ordenada repetir el proceso judicial tras un recurso de la víctima.

Los supuestos implicados fueron acusados de apuñalar a otra mujer y arrojarla por el balcón de una vivienda de Alcázar de San Juan, después de que la víctima se negara a participar como mula en un transporte de drogas desde República Dominicana.

Publicidad

Los hechos tuvieron lugar el 29 de noviembre de 2015, sobre las siete de la mañana, en la vivienda que habitaban Luis Miguel F.R., colombiano de 32 años, su pareja Janibel S.C., dominicana de 23 años.

Ese día estuvieron acompañadas por Altagracia Mercedes F.P., vecina de 40 años de la misma nacionalidad, y la supuesta víctima, Rosa Lidia L. Todas las mujeres eran compañeras en el Sol Fantasy, un club de alterne de Miguelturra.

El fiscal mantiene que los tres implicados se pusieron de acuerdo en asesinar a Rosa Lidia porque conocía sus planes para traer a España las sustancias estupefacientes.

Para ello, se acercaron a ella cuando estaba en el salón de la vivienda, y mientras Luis Miguel la sujetaba por la espalda, las dos meretrices se pusieron frente a la víctima, siendo la pareja del procesado la que le habría apuñalado hasta en tres ocasiones en la zona abdominal empleando un cuchillo de cocina.

Después de sufrir la agresión, Rosa Lidia trató de huir, y tras forcejear con Luis Miguel, éste consiguió sujetarla y arrojarla por el balcón de la casa a la vía pública, sin que las otras dos mujeres hicieran nada para impedirlo.

La mujer agredida fue atendida en la calle por los servicios de urgencias y trasladada con posterioridad a un centro de salud de Alcázar. De no haber recibido atención médica, habría muerto de un shock hemorrágico. Presentaba lesiones en el hígado y el páncreas por las puñaladas, además de heridas graves en las vértebras producidas por la caída.

Rosa Lidia tardó casi un año de recuperarse de sus lesiones. Pasó el primer mes en una UCI de un centro hospitalario, donde necesitó varias intervenciones quirúrgicas. Después estuvo otros 49 días en planta hasta que acabó siendo derivada al Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, donde fue atendida durante 177 días. Desde entonces, le ha quedado una discapacidad del 75 por ciento, además de numerosas secuelas.

En el anterior juicio no se consiguió probar la culpabilidad de los acusados. Entonces, sostenían que Rosa Lidia se autolesionó, e incluso alegaron que padecía problemas mentales. Ante las dudas, el tribunal decidió absolverlos por unanimidad.

Ahora, el fiscal considera a los tres procesados autores de un delito de homicidio en grado de tentativa con el agravante de abuso de autoridad, por lo que pide que cada uno de ellos sea condenado a una pena de nueve años de prisión, así como a que indemnicen a la víctima, conjunta y solidariamente, con 28.000 euros por las lesiones causadas, y con 144.000 euros por las secuelas que sufre.

LOS ACUSADOS NIEGAN LOS HECHOS

Durante la primera jornada del juicio se han tomado declaraciones tanto a los tres acusados por el intento de homicidio como a la supuesta víctima de los hechos.

Luis Miguel ha comenzado su declaración negando que ofreciera a la víctima participar en alguna actividad vinculada al tráfico de drogas, y ha explicado que el día del suceso se encontraba con las dos acusadas y la víctima, en el coche donde se dirigían a Alcázar después de recogerlas en el burdel donde trabajaban. "Era la primera vez que la veía", ha comentado refiriéndose a Rosa Lidia.

Asimismo, el acusado ha insistido nuevamente en que fue la víctima quien se autolesionó, clavándose un "cuchillo grande" en el abdomen, pero que no la vio arrogarse por la ventana ya que en ese momento "se encontraba en la calle, llamando a la Policía".

Relato que coincide con el de Janibel, su antigua pareja, que ha negado que sujetase a la víctima, le clavase el cuchillo o la tirase por el balcón.

También ha declarado nuevamente Mercedes, que ha sostenido que llegó a la vivienda tras el aviso de Janibel, quien llamó a su puerta gritando. Cuando llegó al lugar de los hechos, asegura que se encontró a la víctima "clavándose el cuchillo", y ha desvinculado a los otros dos acusados del intento de homicidio.

Por su parte, Rosa Lidia ha contado su propia versión de los hechos, relatando que discutió con el hombre y su pareja después de escuchar hablar al acusado sobre la posibilidad de enviarla "como cebo" en el transporte de drogas.

Tras la discusión, ha explicado que quiso irse a su casa, pero ambos se lo impidieron. "Él me agarró de las manos, ella estaba a mi derecha y sentí ardor en mi abdomen y me caí al suelo", ha contado.

Además, ha añadido que cuando Mercedes llegó a la casa, escuchó que le dijo a Janibel que "aún estaba viva", momento en el que sintió una nueva puñalada. "Ella me lo clavó una segunda vez", ha añadido.

Se espera que el juicio continúe durante el jueves y el viernes, momento en el que la Audiencia Provincial de Ciudad Real dictará sentencia.