Sanitaria del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) inyectando una vacuna contra la covid-19. ARCHIVO

CIUDAD REAL.- El 50 por ciento de la población de Castilla-La Mancha ha completado ya la pauta de vacunación contra la covid-19. Un porcentaje que entre los mayores de 40 años alcanza el 73 por ciento, de modo que ya son cerca de un millón las personas que en la región se encuentran inmunizadas.

Dato que ha destacado hoy el jefe del Ejecutivo autonómico, Emiliano García-Page, durante su intervención en el acto de inauguración de una residencia de mayores en la localidad de Pedro Muñoz (Ciudad Real).

Publicidad

Un sector el de las residencias en el que el nivel de incidencia fue alto en la región en comparación con otros territorios, ha recordado Page, puesto que aquí "son muchos los mayores que se quedan" en su tierra, en la que las plazas de residencia con tantas como las existentes en la Comunidad de Madrid, pero con una pirámide poblacional "más envejecida".

Esto hizo que en los primeros compases de la campaña de vacunación se tardara más en completar los primeros grupos, puesto que eran "muchas más" las personas a vacunar, pero ahora "vamos como una moto", ha asegurado.

En este contexto García-Page ha apuntado que este lunes Castilla-La Mancha ha llegado al 50 por ciento de la ciudadanía con pauta de vacunación completa; alrededor de un millón de personas y siete de cada diez mayores de 40 años ya con la segunda dosis.

Un camino hacia la inmunidad de grupo a la que "vamos a llegar antes de lo que puede parecer", de modo que antes del 15 de agosto será "más o menos general". Entonces, ha augurado, "empezarán a cambiar las estadísticas" de contagios, ante las que -según Page- "todavía estamos neurotizados".

Y es que según el presidente regional, "aunque hay mucha transmisión", las consecuencias "no son las mismas ni de lejos".
En este sentido ha puesto a modo de ejemplo que hoy Castilla-La Mancha también vuelve a registrar un día sin fallecidos por covid.

"Aunque la vacuna no evita la transmisión", ha señalado, "hace que tengamos un escenario muy distinto".

Esto hace que en el mes de septiembre Castilla-La Mancha las aulas vuelvan a estar abiertas, "con un comportamiento muy serio de los niños, la comunidad docente y toda la sociedad", como se ha demostrado en este curso, algo que no ha sido así en otros lugares.

Y es que García-Page considera necesario apostar por unos criterios de convivencia y recuperación, "sin mascarilla económica".

Aunque reconoce que la mascarilla -física- quizás haya que recuperarla para prevenir cuando venga la gripe común, defiende que aquella económica debe ser eliminada.