Fila de personas esperando para recoger la comida que entrega la ONG Socorro de los Pobres en Toledo. ARCHIVO

TOLEDO.- Una de cada cuatro personas estuvo en riesgo de pobreza en Castilla-La Mancha durante el pasado año, y fueron casi tres de cada diez en los que además se sumaban carencias materiales o baja intensidad en el empleo.

Datos significativos, aunque parciales -al relacionar las condiciones de vida del momento en que se realizaron las encuestas, en el cuarto trimestre del año, con los ingresos del año anterior-, que no obstante reflejan el impacto que la pandemia ha tenido en los hogares españoles, entre los que el porcentaje de población en situación de carencia material severa se situó en el 7 por ciento (2,3 puntos más que el año anterior).

Publicidad

Situación que refleja la Encuesta de Condiciones de Vida correspondiente al año 2020, publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), según la cual el porcentaje de población en riesgo de pobreza o exclusión social aumentó en el conjunto del país al 26,4 por ciento, frente el 25,3 por ciento que se registraba en 2019.

Un indicador, el de riesgo de pobreza, que mide fundamentalmente la desigualdad. Así, explica el INE, no solo mide la pobreza absoluta, sino cuántas personas tienen ingresos bajos en relación al conjunto de la población.

Publicidad

De este modo, en 2020, y teniendo en cuenta los ingresos del año anterior, el porcentaje de población con ingresos por debajo del umbral de riesgo de pobreza se situó en el 21 por ciento de la población residente en España, tres décimas más que el año anterior. Dato que en Castilla-La Mancha fue del 25,1 por ciento.

Por grupo de edad, la tasa de riesgo de pobreza aumentó 4,3 puntos para los mayores de 65 años y medio punto entre los menores de 16. Sin embargo, se redujo en casi un punto (0,9) para el grupo de edad de 16 a 64 años.

En lo que respecta a los ingresos medios anuales por persona, Castilla-La Mancha se situó el pasado año entre las cuatro comunidades autónomas con datos más bajos. Según el INE, la media por persona en la región fue de 10.485 euros, teniendo únicamente por detrás a Extremadura (9.147 euros por persona), Región de Murcia (9.850) y Canarias (9.935).

En el extremo contrario se situaban el País Vasco (15.813 euros por persona), Comunidad Foral de Navarra (15.094) y Comunidad de Madrid (14.580).

DIFICULTADES PARA LLEGAR A FIN DE MES

Por otra parte, según la encuesta del INE, durante el 2020 el 6,5 por ciento de la población de Castilla-La Mancha conseguía llegar a fin de mes con "mucha dificultad". Un porcentaje 3,5 puntos por debajo de la media del país, que fue del 10 por ciento, aunque a un punto de distancia de Aragón, donde el porcentaje fue del 5,5.

Además, el 32,5 por ciento de las personas en la región declaraba no poder permitirse ir de vacaciones fuera de casa al menos una semana al año - en regiones como Canarias, Extremadura y Andalucía superaban el 45 por ciento-, mientras que el 33,1 por ciento aseguraba no tener capacidad para afrontar gastos imprevistos.

También durante el 2020, el 8,4 por ciento de la población en Castilla-La Mancha (frente al 13,5 por ciento de media nacional), aseguraba acumular retrasos en los pagos relacionados con la vivienda principal o en compras a plazos.