La consejera de Economía, Empresas y Empleo de Castilla-La Mancha, Patricia Franco. Foto: J. Ramón

TOLEDO.- El Gobierno de Castilla-La Mancha ha apoyado el anteproyecto de la nueva Ley de Formación Profesional (FP) que apuesta por un modelo único e integrado que pone en el centro a las personas, y preparado para dar respuesta a las necesidades inmediatas del mercado laboral.

Así lo ha destacado la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, en la Conferencia Sectorial del Sistema Nacional de Cualificaciones y FP para el Empleo que se ha celebrado este martes en el Ministerio de Educación y Formación Profesional, ha informado en nota de prensa el departamento que dirige Franco.

Publicidad

La titular regional de Economía, Empresas y Empleo ha agradecido a la exministra de Educación Isabel Celaá el trabajo para avanzar hacia un modelo de FP integrado, y ha trasladado la enhorabuena del Gobierno de Castilla-La Mancha a la nueva ministra, Pilar Alegría, a quien ha hecho llegar la lealtad institucional y el compromiso para continuar trabajando de manera conjunta en el marco de esta ley.

Asimismo, ha reconocido que Castilla-La Mancha se siente "muy cómoda" con el texto del anteproyecto de Ley, ya que ha apuntado que la región necesita "un sistema de FP único, integrado y flexible, que sea capaz de identificar y responder de manera inmediata a las necesidades del mercado laboral, y que lo haga poniendo en el centro de sus acciones siempre a la persona", ha subrayado.

En este sentido, ha destacado el refuerzo de los programas de FP Dual, que combinan la formación con la experiencia laboral, y ha abogado por encaminar la FP hacia un modelo modular que apueste también por la internacionalización.

Durante su intervención, Franco ha mostrado su "satisfacción" por el hecho de que la ministra haya recogido el guante y tenido en cuenta las aportaciones que Castilla-La Mancha ha elevado como alegaciones para el texto en su trayecto final, como la necesidad de ampliar el ámbito de los certificados de profesionalidad desde los 16 años o la implementación de un lenguaje más inclusivo.

También ha agradecido que el texto recoja la creación de un Registro central de entidades que ordene y recopile la oferta de FP en el conjunto del Estado, y que facilite el desarrollo de un mapa de oferta disponible en el que se pueda acceder de manera ágil a los itinerarios y convocatorias de formación, además de ser un patrón para la identificación de las necesidades formativas.

Por todo ello, ha remarcado la importancia de dotar al nuevo sistema de FP de "la agilidad suficiente para adaptarse rápidamente a las demandas del tejido empresarial", para que las inversiones en el ámbito educativo puedan dar respuesta a las necesidades cambiantes del mercado de trabajo, como sucede en la actualidad en sectores tradicionales como la soldadura, la metalmecánica o la electrónica.

"Tenemos el reto de formar a los profesionales del futuro y del presente, y hacerlo en materias fundamentales para el desarrollo de nuestra economía como son la digitalización y la economía circular", ha sentenciado.

Además, ha apostado por abordar todo esto "sin perder de vista la perspectiva laboral, con una conexión directa entre la FP y la orientación laboral", para lo cual ha considerado necesario el trabajo en red de las comunidades autónomas y del Estado, y también de los centros públicos y privados.