Los colectivos más afectados por los efectos económicos de la pandemia siguen siendo los jóvenes y las mujeres. Foto: EFE

TOLEDO.- El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado este jueves los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondientes al segundo trimestre de este año, marcado por el fin del estado de alarma, el progreso en la campaña de vacunación y el comienzo del periodo estival.

Condiciones que se han hecho notar en Castilla-La Mancha, donde ha aumentado la ocupación un 3,12 por ciento en comparación con el trimestre anterior. En total, el número de ocupados en la región se sitúa en 839.500 personas, lo que supone un incremento de 25.400 ocupados con respecto al primer trimestre del año y de 68.400 más que en el mismo trimestre de 2020.

Unos datos que el presidente de la Junta, Emiliano García-Page, ha valorado de forma positiva. En un acto realizado en la localidad guadalajareña de Alcolea, Page ha comentado que los datos de la EPA son "de los más importantes y buenos" en cuanto a la creación de empleo, destacando que somos "una de las comunidades que más empleo ha creado en pleno covid".

En cuanto al número de parados, este trimestre se ha situado en 166.800 personas, 4.900 desempleados menos de las que había al terminar el mes de marzo. En porcentajes, implicado que un 2,84 por ciento de los parados ha dejado de registrarse en las oficinas de empleo de la comunidad autónoma.

Publicidad

Sin embargo, si se comparan los datos con el segundo trimestre del 2020, se puede apreciar una subida de 10.600 parados, es decir, un 6,82 por ciento más, ya que a finales de junio del año pasado, había 156.200 parados en la región.

Algo que se puede explicar debido al aumento de la población activa en la región. Mientras que en el segundo trimestre de 2020 la población activa era de 927.300 personas, en junio de este año se ha situado por encima del millón (1.006.300), lo que supone un incremento del 7,85 por ciento y de 79.000 personas en comparación con el año anterior.

En porcentajes, la tasa de desempleo se ha situado en nuestra comunidad autónoma al cierre del segundo trimestre en el 16,58 por ciento, y la tasa de actividad está en el 59,68 por ciento, un 2,08 por ciento más que en el primer trimestre del año.

Por provincias de Castilla-La Mancha, Toledo encabeza el número de ocupados con 296.100 trabajadores, seguida de Ciudad Real con 187.900, Albacete con 161.200, Guadalajara con 113.600 y la provincia de Cuenca con 80.700 personas.

La tasa de paro provincial también la encabeza Toledo con un 18,28 por ciento de personas desempleadas. Le siguen respectivamente Ciudad Real (18,02 por ciento), Albacete (14,65 por ciento) y Guadalajara (14,64 por ciento). Finalmente, Cuenca se sitúa como la provincia con menor tasa de paso, siendo esta del 13,07 por ciento.

Una vez más, los datos muestran una diferencia destacable entre sexos, siendo ellas las más perjudicadas. Del total de personas ocupadas en Castilla-La Mancha, 491.000 son varones y 348.500 mujeres. Estos datos reflejan una tasa de actividad entre los hombres del 66,11 por ciento, en contraste con el 52,59 por ciento de sus compañeras, casi 14 puntos de diferencia.

En la tasa de paro se invierten los papeles. Según los datos del segundo trimestre, el número de mujeres desempleadas es de 96.200, es decir, un 21,63 por ciento. Los hombres que buscan un empleo en la región son 70.600, poco más del 12,5 por ciento del total.

Los peor parados de la EPA de este trimestre han sido los más jóvenes. La tasa de desempleo entre las personas menores de 25 años se ha situado en un 40,67 por ciento, un 3,29 por ciento más que en el primer trimestre de 2021. En comparación con el los datos de junio del año pasado, el incremento ha sido de un 0,28 por ciento.