Momento de la actuación de los agentes de la autoridad para arrestar al hombre atrincherado. - EFE

TOLEDO.- Un hombre que iba a ser detenido por tener varias requisitorias judiciales se ha atrincherado este martes durante más de cinco horas portando un hacha en una vivienda de la localidad toledana de Villaluenga de la Sagra, desde cuyas ventanas ha lanzado cócteles molotov y todo tipo de objetos a los agentes de la Guardia Civil.

Un suceso que ha tenido lugar en torno a las nueve de la mañana, en una zona de chalets pareados situada a las afueras del municipio. Concretamente en el número 4 de la calle Madroño, domicilio en el que finalmente el hombre ha sido detenido y del que ha salido esposado en torno a las dos y media de la tarde.

Aunque inicialmente desde el servicio de urgencias y emergencias 112 se había señalado que el hombre iba a ser desahuciado, posteriormente tanto la Guardia Civil como el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha han señalado que no se trataba de un desahucio -aunque el hombre se encontraba ocupando de forma ilegal la vivienda desde hace más de un año, como ha precisado el alcalde de la localidad- sino que los agentes habían acudido a detenerle por contar con varias requisitorias.

En concreto, tenía una orden de búsqueda y detención por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Illescas (Toledo) por delitos de amenazas y atentado contra agentes de la autoridad, y tenía orden de búsqueda y detención del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 6 de Illescas por conducción temeraria.

Al parecer, varios agentes habrían intentado sacarle de la vivienda, pero en ese momento se ha atrincherado en el interior, comenzando a atacar a los agentes, lanzando a través de la ventana cócteles molotov.

En ese momento los agentes de la Guardia Civil han acordonado la zona, y se han desplazado al lugar efectivos de Policía Nacional, bomberos del parque de Illescas y una ambulancia de soporte vital básico en preventivo.

Asimismo hasta esta zona de la localidad sagreña, de algo más de 4.000 habitantes, se ha desplazado la delegada judicial, con el objetivo de mediar y tratar de evitar que el hombre siga atacando a la Guardia Civil.

Según han explicado los vecinos de la zona, se trata de una persona que ya había tenido algún enfrentamiento con el vecindario, llegando incluso a las amenazas.

Según ha explicado el alcalde de Villaluenga de la Sagra, Carlos Casarrubios, el joven lleva ocupando de forma ilegal la vivienda en la que se ha atrincherado desde hace más de un año.

Asimismo ha confirmado que para esta mañana había prevista una intervención planificada por parte de la Delegación del Gobierno, "porque presuntamente es un delincuente".