Imagen del programa de prevención e intervención en abuso sexual infantil de la Junta de Comunidades.

TOLEDO.- El Gobierno de Castilla-La Mancha destinará el próximo año 6,3 millones de euros para programas de prevención y atención a la infancia y a las familias desarrollados por entidades sin ánimo de lucro, así como ala realización de investigaciones sobre las realidades actuales de los menores. Actuaciones de las que se beneficiarán alrededor de 70.000 niños, niñas y jóvenes, así como 35.000 familias, entre las que se encuentran los puntos de encuentro familiar, programas de prevención del ciberacoso o de intervención ante casos de violencia o abuso sexual.

Programas estos últimos en cuyo marco se ha atendido en este 2023 a un total de 634 menores víctimas de abuso sexual. "Una realidad espeluznante y terrible que tenemos que combatir de la mejor manera posible para prevenir y erradicar", ha señalado la consejera portavoz, Esther Padilla, quien ha precisado que también se ha intervenido en 41 casos de menores agresores sexuales.

Datos que ha apuntado durante la rueda de prensa que ha ofrecido para informar sobre los acuerdos adoptados por el Consejo de Gobierno en su reunión de esta semana, entre los que se encuentra la aprobación de esta convocatoria de ayudas destinadas a entidades del tercer sector.

Padilla se ha referido así, a modo de ejemplo, a estos programas de intervención en casos de violencia o abuso sexual que, según el último informe remitido por la Fiscalía señala un incremento del número de menores agresores. En este sentido, la consejera portavoz ha apuntado que "todos los estudios" señalan cómo "el acceso a la pornografía en edades muy tempranas está afectando al comportamiento de los niños", de ahí la importancia de trabajar no solo con las víctimas, sino "con los menores que son agresores y con esas familias", con el objetivo de prevenir y erradicar estos delitos.

Por otra parte, la portavoz del Ejecutivo autonómico también ha resaltado los programas para la prevención e intervención en violencia familiar y en violencia filioparental, que tienen como finalidad el apoyo y la intervención psicosocial y educativa de aquellas familias en cuyo seno se producen situaciones de violencia, y de los cuales en este año se han beneficiado 930 familias.

Programas entre los que también se encuentran los dedicados a mediación familiar, a través de los que ayuda a las familias a conseguir acuerdos de divorcio de manera "poco conflictiva y extrajudicial" para prevenir los enfrentamientos innecesarios; y se ofrecen puntos de encuentro, para facilitar el régimen de visitas, garantizando el derecho de los menores a relacionarse con ambos padres, pero velando por su seguridad y previniendo las situaciones de violencia. Centros de los que en este 2023 se han beneficiado cerca de 1.000 menores.

Además, otros ámbitos en los que se actúa gracias a esta línea de subvenciones son el relativo a la prevención e intervención en situaciones de acoso y ciberacoso en la infancia y en la adolescencia, proyectos de sensibilización sobre cualquiera de las temáticas abordadas anteriormente, el apoyo a la post adopción o a la autonomía personal.

La convocatoria de ayudas, que también incluyen la realización de estudios de investigación sobre realidades emergentes, se publicará en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha la próxima semana y se podrán presentar los proyectos desde el día siguiente de su publicación.