Actualmente se pueden detectar 27 enfermedades con la prueba del talón en Castilla-La Mancha. - JCCM

TOLEDO.- La prueba del talón a recién nacidos en Castilla-La Mancha podrá llegar a diagnosticar hasta cuarenta posibles enfermedades en 2027, abarcando así "casi el 95 por ciento de los problemas de la vida de un ser humano". Así lo ha avanzado en un vídeo publicado en sus redes sociales el jefe del Ejecutivo autonómico, Emiliano García-Page, quien ha recordado que cuando tomó posesión en 2015 "eran diez" las patologías congénitas que se podían diagnosticar de manera precoz.

De este modo, García-Page se ha comprometido a poner todos los medios para llegar a cuarenta, algo que "se dice fácil pero que, a la hora de la verdad, requiere tecnología, maquinaria, laboratorios", así como "muchísima gente dedicada al servicio de cribado neonatal" que, al fin y al cabo, "merece la pena", ha concluido.

"Es un derecho realmente importante, un derecho social de los hermosos" para quienes "aunque no pueden hablar, no pueden votar, son ciudadanos", ha proseguido, en alusión a esta ampliación de la prueba del talón.

Una medida que, por otro lado, "nos conviene", ha asegurado, "para poder adelantarnos a la enfermedad" y favorecer así un mejor pronóstico y tratamiento de la enfermedad por parte de los profesionales del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam).

En concreto, el Programa de Detección Precoz de Enfermedades Congénitas y Metabólicas en recién nacidos permite detectar problemas graves que pueden generar alteraciones en el desarrollo físico y psíquico de la persona, pudiendo ocasionar una importante discapacidad. De ahí la relevancia de poder iniciar un tratamiento temprano.

Actualmente, son 27 las enfermedades que se detectan mediante este estudio analítico de sangre frente a las diez que se diagnosticaban en el año 2015, al inicio de su primer mandato. "Vamos a seguir creciendo cada año", ha anunciado el presidente regional, para que con el horizonte puesto en el año 2027, se incrementen anualmente el número de patologías diagnosticadas en las primeras 48 horas de vida del recién nacido, una prueba que constituye una de las principales actuaciones preventivas que se llevan a cabo, en materia de salud pública, de manera universal.