El suceso tenía lugar en el campo de fútbol 'Ángel Luengo Garro' de Noblejas.

TOLEDO.- La muerte de un niño de 9 años a consecuencia de un accidente cardiovascular que sufría mientras entrenaba al fútbol este lunes ha sacudido a las localidades toledanas de Ocaña y Noblejas, en las que todavía se hace difícil asimilar la pérdida del pequeño.

Todo ocurría este lunes, cuando el menor se encontraba entrenando en el campo de fútbol 'Ángel Luengo Garro' de Noblejas, junto a sus compañeros de la Escuela Municipal de Fútbol de la localidad. A pesar de los esfuerzos de los monitores, del personal del servicio municipal de deportes, así como las asistencias médicas, la Guardia Civil de Ocaña, diversas autoridades municipales presentes en el campo así como a padres y madres que asistían al entrenamiento, la situación médica del menor no pudo solucionarse "de la manera que todos hubiéramos querido", señalaban en un comunicado desde el CD Noblejas, y aunque consiguió ser reanimado, finalmente fallecía este martes.

Desde el club trasladaban sus condolencias, solidaridad y afecto a la familia y amigos del niño, así como a todos los integrantes de la Escuela Municipal de Fútbol "por esta pérdida tan trágica y profunda".

Un suceso que ha consternado a la localidad de Noblejas, donde tenían lugar los hechos, pero también a la vecina Ocaña, donde residía el menor junto a su familia. Allí, sus compañeros del colegio Pastor Poeta le han rendido un homenaje este miércoles, aún conmocionados por la pérdida del joven alumno.

Centro educativo desde el que poco después de producirse el fallecimiento del niño se publicaba un mensaje de condolencias en las redes sociales, trasladando en nombre de todo el colegio las "más profundas condolencias" a los padres. "No hay palabras que puedan aliviar un dolor tan grande para una familia. Nuestros corazones están con vosotros", señalaban.

Homenajes al que seguirá esta tarde otro en las instalaciones deportivas de Noblejas donde el menor jugaba al fútbol. Según ha explicado el teniente de alcalde de la localidad, Ángel Luengo, los dos colegios de la localidad "ya han mostrado sus repetos, sus condolencias y han confirmado que habrá representación de los equipos directivos en el acto".

Un homenaje con el que se pretende mostrar "la solidaridad y el afecto con la familia en una situación muy dura para ellos y que solo se puede entender estando en la piel" de los padres en estos momentos".

No obstante, ha considerado en declaraciones a Efe, "hay que normalizar la situación, que la vida continúa, que al final se trata de una práctica de deporte y que no se puede estigmatizar lo ocurrido para crear fobias ni en el lugar ni con la práctica del deporte".

"Por eso el club deportivo ha querido organizar este sencillo homenaje, además en el mismo lugar donde ocurrió todo, a la misma hora y de alguna forma poner punto y final a las actividades hasta la vuelta de vacaciones para dar algún tiempo, una distancia necesaria y asimilar lo sucedido", ha explicado.

A pesar de que el niño residía junto a su familia en Ocaña, Luengo ha asegurado que "era una persona muy querida aquí en la escuela de fútbol y en el club, totalmente integrado y respetado" y ha asegurado que Noblejas "está consternado porque ha sido un palo".

"Estamos quizás muy mal acostumbrados a verlo en otros niveles de la competición, en personas adultas y nos impacta. Cuánto menos que con un niño de 9 años y practicando deporte de una forma saludable y como ocio alternativo. La verdad que es muy lamentable todo", ha concluido Luengo.

Tras conocerse el suceso, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, trasladaba su pésame a la familia del niño fallecido, a sus amigos y a todo el Club Deportivo Noblejas.

"Toda pérdida causa dolor, pero la de un niño de tan solo 9 años, practicando el deporte que le apasionaba es trágico y difícil de encontrar consuelo", ha escrito en su perfil de la red social X, antes Twitter.