TOLEDO.- Cada dos días una persona se quita la vida en Castilla-La Mancha; el año pasado 184 personas se suicidaron en la región, un 9 por ciento más que el año anterior. Datos que esta semana ha publicado el Instituto Nacional de Estadística (INE), de los que se ha hecho eco la Federación Salud Mental Castilla-La Mancha, desde la que urgen a "romper la tendencia", puesto que "estas muertes se pueden evitar".

Así lo ha señalado la presidenta de Salud Mental CLM, Mª Carmen Navarro, quien subraya que se trata de "un grave problema de salud pública", puesto que los datos muestran que cada día dos personas mueren por suicidio en la región, y a nivel nacional "son más de once fallecimientos diarios".

El suicidio se mantiene como el segundo motivo más habitual de muerte por causas no naturales en Castilla-La Mancha, produciendo más del doble de muertes que los accidentes de tráfico, los cuales dejaron 75 fallecidos en la región el pasado año.

De los fallecimientos por suicidio acontecidos en la región, 147 correspondieron a hombres -el 80 por ciento- y 37 a mujeres; en cuanto a la edad, hubo que lamentar muertes en todos los tramos entre los 15 y los 94 años, siendo el grupo de los 55 a los 59 el que más casos registró, un total de 23, seguido por las franjas de los 50 a los 54 años, con 22 fallecimientos, y de los 45 a los 49 con 19 muertes.

En cuanto al total nacional, las muertes por suicidio han aumentado por cuarto año consecutivo, con un total de 4.227 fallecimientos (aumento del 5,6% con respecto a 2021). De ellos, 3.126 fueron hombres y 1.101 mujeres. Estos datos muestran que, en España, el suicidio se mantuvo el año pasado como la primera causa de muerte no natural en España, y dejan una tendencia preocupante: en los cinco últimos años, el número de muertes por suicidio se ha incrementado casi un 20 por ciento.

Desde la Federación Salud Mental CLM señalan que la mayoría de los suicidios se pueden prevenir. "Cuando alguien muere por suicidio, no quiere morir, quiere dejar de sufrir. Los pensamientos suicidas normalmente están asociados a problemas que son transitorios y que, aunque sean muy graves, se pueden resolver con tiempo y con ayuda de familiares, personas allegadas, amistades y profesionales".

"Además, hay que entender que cada muerte por suicidio deja una familia rota. Se calcula que cada caso afecta íntimamente al menos a otras seis personas, por lo que constituye un drama humano y social para las personas directamente afectadas y su entorno", explica Navarro. Por todo esto, añade la presidenta de Salud Mental CLM, "la conducta suicida constituye un grave problema de salud pública en España y en la región".

Para reducir estas cifras, consideran que "hay que hacer un abordaje multifactorial" y señalan algunas de las causas que llevan al suicidio, como la insuficiencia de recursos de atención psicológica (fundamentalmente en Atención Primaria) o la influencia del contexto social, como la precariedad laboral o la incertidumbre ante el futuro.

La presidenta de Salud Mental concluye afirmando que "lo más urgente es que la salud mental y el problema del suicidio se contemplen dentro de la agenda política, así como que se inviertan recursos para trabajar las emociones de las personas".

TELÉFONO 024 DE ATENCIÓN A LA CONDUCTA SUICIDA

Desde el pasado año, está disponible el teléfono 024 de atención a la conducta suicida. Se trata de un recurso público, gratuito y accesible, disponible las 24 horas del día, y gestionado por profesionales la Psicología, cuyo objetivo es atender a personas con conducta o ideación suicida y su entorno.

La Federación Salud Mental Castilla-La Mancha está formada actualmente por 18 Asociaciones, que cuentan con aproximadamente 3.500 socios, donde prestan sus servicios 240 trabajadores y colaboran 160 voluntarios.