Ryden ha contestado de forma contundente a la invitación del presidente de Vox en Guadalajara.

GUADALAJARA.- La polémica vuelve a sacudir al Ayuntamiento de Guadalajara a costa de las actitudes y comentarios de los representantes de uno de los socios del gobierno de PP y Vox que dirigen la ciudad, en este caso con la cultura en el centro de la misma. Una controversia suscitada por el presidente del partido ultra en la provincia, también portavoz del mimo en las Cortes y concejal de Alovera, Iván Sánchez, quien invitaba a través de las redes al cantante Ryden a no participar en el Festival Gigante, y dejar así su puesto "a alguien que no haya encomendado su conciencia a la mentira progre".

Un mensaje que Sánchez publicaba en sus redes sociales, tras 'informar' al músico de que Vox también forma parte del equipo de gobierno en el Ayuntamiento de Guadalajara: "Le avisamos con tiempo, por si quiere repetir la espantada de Alcalá".

Se refería así a la decisión que anunciaba el pasado mes de julio el rapero, quien decidía cancelar el que iba a ser su último concierto en su ciudad natal, Alcalá de Henares, tras la llegada de la extrema derecha al gobierno municipal, ante la "censura y cancelación cultural" con la que en otras localidades con la misma representación estaba "siendo castigado el arte". "Me veo con el deber moral de cancelar mi actuación prevista para finales de agosto de 2024", señalaba entonces el artista en un comunicado.

No se hacía esperar la respuesta de Ryden, que contestaba también a través de las redes al 'aviso' del presidente de Vox en Guadalajara, precisando que "ya estaba al tanto" de que la formación ultra también está en el gobierno local de la capital alcarreña, aunque le recuerda la diferencia "entre tocar para las fiestas patronales de una ciudad y actuar para una promotora independiente sin ninguna implicación política. Tanto es así, que hubiese actuado en mi propia ciudad con este festival", añade. Un festival que a finales del próximo mes de agosto vuelve a Guadalajara para celebrar su décimo aniversario, tal y como se anunciaba hace unas semanas, teniendo como escenario el estadio Fuente de la Niña.

Pero el artista no se quedaba en esa aclaración, sino que aprovechaba para avisar, también con tiempo, al edil de Vox para no "repetir los mismos errores que sus vecinos", recordándole que él se negó a actuar "para blanquear a un gobierno que ya utilizó mi nombre para robar lo recaudado en un festival benéfico".

No obstante, apostillaba, "viendo que os habéis subido el sueldo un 51 por ciento, tampoco tengo mucha esperanza en ello".

A ello respondía Sánchez precisando que en 2011 "ni siquiera se había fundado Vox" -Ryden se refería a la condena a un extrabajador del Ayuntamiento de Alcalá de Henares que en ese año se apropió indebidamente de la recaudación del festival Rumbo a la Esperanza-, "¿qué tiene que ver un trabajador municipal con el gobierno de turno?", se pregunta el también diputado regional, que asimismo le interroga sobre "en qué lugar y quién se ha subido el sueldo un 51 por ciento".

Junto a ello, Iván Sánchez precisa que el Ayuntamiento de Guadalajara "colabora activamente en el Festival" y "de hecho, ha sido este nuevo gobierno quien ha devuelto el festival a nuestra ciudad y se celebra en un espacio municipal".

Un enfrentamiento en el que también tomaba partido el exalcalde de la ciudad y actual diputado en el Congreso, Alberto Rojo, quien defendía que "Guadalajara debe seguir siendo una ciudad que ama a la cultura libre", y por ello "no puede tener un gobierno que amenace al sector y que ponga en jaque al pluralismo". Rojo añadía que la alcaldesa, Ana Guarinos, "debe pronunciarse de inmediato y forzar a sus compañeros a desmarcarse de este lamentable hecho".

También se ha pronunciado al respecto este miércoles, el viceportavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Ignacio de la Iglesia, quien considera "peligroso" el mensaje publicado en las redes por Iván Sánchez, ya que "atenta contra la libertad cultural, contra la pluralidad y la diversidad, valores que siempre han representado a nuestra ciudad".

Asimismo considera "imprescindible" que la alcaldesa se pronuncie "sobre si la política cultural de Guadalajara va a estar sometida, como así nos tememos, a las decisiones de sus socios de Vox".

De este modo, y tras instar a Guarinos a desmarcarse de sus socios de gobierno, De la Iglesia ha considerado que la alcaldesa "está comprometiendo demasiadas cosas a su pacto de gobierno con Vox", primero con políticas que invisibilizan la violencia machista y, ahora, comentarios como los vertidos por Sánchez "nos hacen temer que este gobierno municipal va a poner un candado a la cultura en nuestra ciudad".