Fernández ha participado en el Consejo Interterritorial que se ha reunido de forma telemática este lunes. - MINISTERIO SANIDAD

TOLEDO.- El Gobierno de Castilla-La Mancha se ha mostrado partidario de que el uso de las mascarillas en espacios sanitarios no sea obligatorio, sino que sea una recomendación, al tiempo que ha apelado a la responsabilidad de la población y también a la educación para la salud que "tan bien a ido" otros años en épocas de gripe, para frenar los contagios.

El consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, ha realizado estas consideraciones tras la reunión telemática del Consejo Interterritorial de Salud que se ha celebrado este lunes, en el que no se ha tomado ninguna decisión sobre el uso de la mascarilla, ya que se ha pedido que se evalúe el documento enviado en las próximas 48 horas.

De hecho, Fernández Sanz ha señalado que Castilla-La Mancha ha propuesto que se reúna la ponencia de alertas y también de la Comisión de Salud Pública para analizar las medidas a adoptar ante el aumento de casos de enfermedades respiratorias, pues ha señalado que el Ejecutivo castellanomanchego es partidario de que "sean los técnicos quienes recomienden cuáles tienen que ser las actuaciones".

En este sentido, ha sostenido que Castilla-La Mancha es partidaria de recomendar el uso de la mascarilla, no de imponerlo como obligatorio.

4.000 ASISTENCIAS SANITARIAS EN UN DÍA

Asimismo, ha analizado la situación de la región en cuanto a las enfermedades respiratorias, toda vez que Castilla-La Mancha tiene la tasa global más alta de España de infecciones respiratorias agudas, con 1.709,7 casos por cada cien mil habitantes a fecha 4 de enero, según el último informe del Sistema de Vigilancia de Infección Respiratoria Aguda (SiVIRA) del Instituto de Salud Carlos III.

Fernández Sanz, que ha recordado que el 26 de diciembre se dio el "pico asistencial" con 4.000 atenciones en los centros hospitalarios, ha señalado que en la actualidad la región se encuentra en "la meseta de las infecciones respiratorias" de este invierno, aunque ha advertido de que en las dos semanas siguientes "va a seguir habiendo un número importante de infecciones", que irá bajando a lo largo del mes de enero.

En cualquier caso, ha valorado que no se ha tenido que suspender ninguna intervención quirúrgica, que están desplegados todos los planes de contingencia y que se está "trabajando de manera normalizada" en los centros sanitarios.

También ha destacado los resultados obtenidos desde la puesta en marcha de la vacunación en niños del virus respiratorio sincitial, que ha favorecido que "no haya tantos niños ingresados en esta etapa invernal".