Las donaciones de órganos y tejidos han aumentado un 22 por ciento respecto a 2022.

TOLEDO.- Castilla-La Mancha ha cerrado el año 2023 con un récord histórico de donantes de órganos y tejidos, con 90 donaciones, lo que supone un aumento de casi el 22 por ciento con respecto al año anterior.

Según ha informado la Consejería de Sanidad en nota de prensa, Castilla-La Mancha es una de las comunidades autónomas donde ha crecido la donación de órganos durante el último ejercicio, al pasar de 74 donantes de órganos y tejidos en 2022 a 90 en 2023.

En este periodo, la tasa interanual de donación se ha situado en 43,26 donantes por millón de población, algo más de siete puntos por encima que el año anterior, un dato que no se había alcanzado nunca en la región.

Los datos registrados por la Unidad Autonómica de Coordinación de Trasplantes del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) reflejan que el 61 por ciento de las donaciones registradas el año pasado fueron multiorgánicas, que la edad media de los donantes se situó un poco por encima de los 60 años, y que la causa de la muerte ha sido el accidente cerebro vascular en el 57,4 por ciento de los casos.

De los 90 donantes de órganos, 35 han sido en asistolia, lo que supone el 39 por ciento del total, cifra nunca antes alcanzada desde que se implantó la obtención de donantes a corazón parado o en asistolia, que son aquellos donantes diagnosticados de muerte por el cese irreversible del latido cardíaco y de respiración espontánea durante más de cinco minutos.

Por centros hospitalarios, 35 de las donaciones se han registrado en el Hospital General Universitario de Toledo (un 20,6 por ciento más que en 2022), 19 en el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, 16 en el Hospital General Universitario de Ciudad Real (un 60 por ciento más), 11 en el Hospital Universitario de Guadalajara (un 57 por ciento más), cuatro en el Hospital de Talavera de la Reina (Toledo), tres en el Hospital de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), y dos en el Hospital de Cuenca.

183 PERSONAS TRASPLANTADAS

Las 90 donaciones de órganos han permitido que 183 personas hayan sido trasplantadas y en Castilla-La Mancha se han realizado 93 trasplantes renales (41 en el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete y 52 en el de Toledo), con un incremento del 31 por ciento con respecto al mismo periodo del año pasado Asimismo, en los hospitales castellanomanchegos se han contabilizado cerca de 200 donaciones de tejido ocular (42 en el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, 64 en Toledo, 14 en Talavera, 24 en Ciudad Real, 14 en Alcázar de San Juan, cuatro en Cuenca, 14 en Guadalajara y 18 en Hellín).

En cuanto a las donaciones de médula ósea, en 2023 el registro de nuevos donantes ha sido de 1.640, un 274 por ciento más que el año anterior.

Por todo ello, la coordinadora de la Unidad Autonómica de Trasplantes, María José Sánchez, ha destacado que "detrás de estas buenas cifras, hay mucho trabajo de todos los sanitarios implicados en la donación y trasplante de órganos", pero también y ante todo "la gran generosidad y concienciación de los familiares del donante".

Además, ha apuntado algunos hitos de 2023 como el récord histórico de donaciones efectivas registradas en el Hospital Universitario de Toledo, con 35 frente a las 33 que logró en 2019; que en Hospital de Guadalajara se ha obtenido el primer donante registrado en la comunidad autónoma realizado tras la prestación de ayuda a morir, y en Talavera de la Reina el récord de nuevos donantes de médula ósea en una sola colecta, con 130 nuevos registros en 24 horas.

También en el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete se reactivó el año pasado el programa de donante renal en vivo tras la pandemia, con un trasplante; el Hospital de Ciudad Real ha igualado su récord histórico con 16 donantes, el Hospital de Cuenca ha iniciado la donación en asistolia controlada, y el Hospital de Alcázar de San Juan ha implantado más del 75 por ciento de las córneas de su banco.