Dolz, García-Page y Jorge durante la reunión celebrada en Cuenca. - D. ESTEBAN | JCCM

CUENCA.- La declaración de interés regional del parque de ecoturismo que la empresa Toro Verde va a levantar en Cuenca estará aprobada en un plazo de dos meses, momento a partir del cual se podrá solicitar el proyecto de singular interés (PSI) para obtener todos los permisos necesarios y el proyecto se pueda "materializar" en 2025.

Así lo ha señalado el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, tras reunirse en Cuenca con el CEO de la compañía puertorriqueña, Jorge Jorge Flores, para ultimar la ejecución del PSI de esta compañía americana, "una empresa fiable, pasional, una empresa sensible, que está enormemente preocupada y sensibilizada" y de la que ha elogiado su compromiso, porque "vienen para quedarse", con voluntad de "arraigo en Cuenca", ha insistido.

El jefe del Ejecutivo regional ha comprometido que "antes de Semana Santa" la declaración de interés regional del proyecto estará aprobada, por lo que espera que "dentro de este mismo año" pueda quedar aprobado todo el proceso administrativo y legal, de forma que 2025 "pueda ser el año de materialización" del parque ecológico y turístico, "que será "el más importante de estas características en toda Europa".

Un proyecto "emblemático" ha subrayado Page, que "va a generar del entorno de 400 puestos de trabajo directos e indirectos en la primera y en las sucesivas fases", y sobre el que se ha mostrado convencido de que una vez instalado en Cuenca "se va a visualizar como un punto de inflexión, un antes y un después, un elemento de referencia de que si queremos, podemos".

En concreto, el proyecto contempla la creación de 424 puestos de trabajo, de los cuales 124 serán en el parque y 300 en la instalación hotelera que lleva aparejada, gestionada por la empresa Nayara, la cual en una primera fase dispondrá de 60 suites. Sin embargo, el presidente regional se ha mostrado convencido de que este hotel se convertirá "en otros cinco, seis o siete" establecimientos, y ha augurado que Castilla-La Mancha duplicará en los próximos diez años los empleos destinados al sector turístico, que está convencido va a crecer de forma exponencial hasta llegar a los 120 millones de turistas en todo el país.

Por su parte el vicepresidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, quien también ha participado en la reunión, ha manifestado que la intención de la empresa es conseguir, en el primer año de funcionamiento del parque, 280.000 visitantes, lo que supone prácticamente duplicar el número total de visitas a toda la provincia de Cuenca. Además, a medio plazo la intención es que el parque llegue al millón de visitantes.

El director general de Toro Verde, Jorge Jorge, ha aseverado por su parte que el parque será el más grande de Europa en su sector, y que espera triplicar en los primeros años su cifra inicial de usuarios.

Jorge no ha querido desvelar, porque reconoce que existe "mucha expectación", si el parque contará o no con la tirolina más larga del mundo, pero ha recordado que batir este tipo de récords es parte de la idiosincrasia de la empresa.

Ambas partes han incidido en que se van cumplir dos años del primer contacto de Toro Verde con Castilla-La Mancha en Fitur 2022, y que se ha avanzado rápido para poner instalar en Cuenca un proyecto de esta complejidad y envergadura.