La Guardia Civil investiga los hechos. - ARCHIVO

TOLEDO.- La Policía Judicial de la Guardia Civil de Illescas investiga la muerte de un bebé, hallado sin vida en un contenedor de basura el pasado 18 de enero. Hechos que ocurrían en la localidad toledana de Mocejón, pero que no han trascendido hasta este miércoles.

Según ha explicado la Guardia Civil, fue a través de una llamada al 112, como se tuvo conocimiento de que una mujer había sido atendida en el servicio de Urgencias del Hospital Universitario de Toledo con síntomas de haber sufrido un aborto.

Se ponía así en marcha la investigación para localizar el cuerpo del recién nacido, localizándolo finalmente en un contenedor próximo al domicilio de la madre. Según diversas fuentes, habría sido otro hijo menor quien se habría ocupado de tirar el cuerpo al contenedor.

La mujer se encuentra identificada a la espera de los resultados de la autopsia para determinar la causa de la muerte del bebé, y establecer así su responsabilidad en este suceso.