Según el informe, Castilla-La Mancha tiene un superávit de 7.010 plazas residenciales para mayores. | ARCHIVO

TOLEDO.- Castilla-La Mancha es la segunda comunidad autónoma del país, tan solo por detrás de la vecina Castilla y León, en ofrecer mayor cobertura de plazas residenciales para mayores con financiación pública.

En el conjunto del país, el 67,9 por ciento de las plazas están financiadas con dinero público, incluidas las concertadas en centros privados o las financiadas con la prestación al servicio, lo cual implica un ligero aumento respecto a los niveles de 2015 y una ratio de 2,79 por cada 100 mayores de 65 años, la más elevada hasta la fecha.

En el caso de Castilla-La Mancha, 4,96 plazas por cada 100 mayores de 65 años están financiadas con dinero público.

Así lo señala la Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales tras analizar el último informe del Imserso sobre recursos residenciales, que a su vez denuncia que, pese al incremento de plazas residenciales en los años posteriores a la pandemia, su déficit sigue aumentando en el conjunto del país, siendo ya necesarias 85.814 más para cumplir con el estándar de 5 plazas por cada 100 mayores de 65 años.

Una ratio que, sin embargo, sí cumplen seis comunidades autónomas, entre las que se encuentra Castilla-La Mancha, la cual cuenta con un superávit de plazas de 7.010, según este informe. Junto a ella aparecen con superávit Castilla y León, con 17.234 plazas por encima de la ratio; Aragón con 5.043, Extremadura con 3.888, Asturias con 1.274 plazas más y La Rioja, con 37.

El informe del Imserso señala que entre 2021 y 2022 aumentaron en 9.541 las plazas para mayores, hasta las 198.575, en tanto que la población mayor de 65 años creció en 380.265 personas.

De modo que si en 2014 eran necesarias 53.103 plazas para cubrir la ratio del 5 por ciento, ahora esa cifra se eleva a 85.814, y para cubrir toda la demanda de personas con dependencia severa (grado II) o grandes dependientes (grado III) serían necesarias al menos de 30.000 plazas.

Por su parte las regiones que mayor déficit de plazas presentan son Andalucía y la Comunidad Valenciana, con 32.670 y 24.843 respectivamente, seguidas por Galicia con 13.850.