Servicio de atención temprana. | PLENA INCLUSIÓN

TOLEDO.- El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, se ha felicitado hoy de que "en estos tiempos de vigencia de la Ley de Atención Temprana, un año desde que se aprobó, ya se han atendido a más de 7.000 niños y niñas. A algunos les parecerán muchos, a otros pocos, pero son 7.000 oportunidades, 7.000 operaciones de rescate, 7.000 inversiones de la sociedad en la gente más vulnerable", ha añadido.

Así lo ha reconocido el jefe del Ejecutivo autonómico en un vídeo difundido en sus redes sociales, en el que ha puesto de manifiesto su deseo de que exista una "normativa global en todo el país" relativa a la Atención Temprana.

"En esta región prometimos tener un servicio universal de atención temprana, es decir, detectar muy pronto los problemas de nuestros niños y niñas", ha señalado García-Page, al tiempo que ha valorado que la detección precoz con esta herramienta terapéutica "es bueno para su salud, para la de la familia y es muy bueno para el sistema, porque sinceramente, prevenir es mejor que curar, anticiparse a los problemas".

En este sentido, ha catalogado de "derecho moral" que la tecnología y la asistencia sanitaria "lleguen antes incluso de que aparezcan las dificultades". Con ese espíritu se aprobaba por unanimidad el 9 de febrero de 2023 la Ley de Atención Temprana de Castilla-La Mancha, con la que ésta se convertía en una de las primeras comunidades en dotarse de una norma que garantiza a los ciudadanos y ciudadanas, especialmente a los niños y niñas y sus familias, una atención de calidad y eficaz gracias a la universalidad del servicio, su gratuidad e inmediatez, sin lista de espera y con un tiempo medio de 15 días.

Esta norma, que sigue un modelo pionero de atención en los entornos naturales del niño y la familia, permitió que durante 2023 fuesen atendidos 7.287 niños y niñas de cero a seis años con dificultades del desarrollo o en riesgo de presentarlas a través de los 65 recursos y servicios de Atención Temprana que componen la red pública regional.

Esta cifra supone sumar 333 familias atendidas más que el año anterior y superar en 3.000 niños y niñas a los que se daba cobertura en 2015. Es la mayor cifra de niños y niñas atendidos en estas especialidades que se ha alcanzado nunca en Castilla-La Mancha.

Este esfuerzo se refleja en un aumento del 60 por ciento en el número de profesionales de la red regional. Son más de 140 los nuevos profesionales que se han incorporado desde 2015, superando los 380 con diferentes especialidades de apoyo, lo que ha permitido mejorar significativamente el número de familias atendidas y crecer por encima de la media.

"Es para estar orgullosos y, sobre todo, para decir que no vamos a parar de seguir abriendo centros. En este año vendrán nuevos centros", ha comprometido García-Page, que se sumarán a los 21 centros o servicios nuevos que se han abierto desde 2015, superando el compromiso inicial. "El objetivo es seguir como hasta ahora, porque hay cero lista de espera en Atención Temprana, y esto es bueno para todos, empezando por ellos, que son lo más importante", ha finalizado el presidente regional.