El cambio en la Alcaldía de Albacete se consuma sin mayoría absoluta por un amago de 'tamayazo' a última hora

La abstención de una edil de Ciudadanos hizo peligrar el traspaso del bastón de mando desde su partido al PSOE y deja al socialista Emilio Sáez al frente del Consistorio por haber sido la candidatura más votada en las elecciones de 2019.
El socialista Emilio Sáez (a la izquierda) en el momento del relevo a Vicente Casañ (a la derecha), de Ciudadanos, en la Alcaldía de Albacete. PeriódicoCLM
photo_camera El socialista Emilio Sáez (a la izquierda) en el momento del relevo a Vicente Casañ (a la derecha), de Ciudadanos, en la Alcaldía de Albacete. PeriódicoCLM

ALBACETE.- La ciudad de Albacete ya tiene nuevo alcalde, el socialista Emilio Sáez, tras materializarse el cambio en el bastón de mando acordado al inicio de la legislatura con Ciudadanos, que durante estos dos años ha estado al frente del Consistorio con Vicente Casañ como regidor. Un relevo que se ha producido no sin sobresaltos de última hora, después de que una de las ediles de la formación naranja, María Teresa García, anunciase su marcha del partido y salida del grupo municipal, que ha acompañado de una abstención -se supone que el sobre vacío era el suyo- durante la votación en el pleno extraordinario.

Una situación que lleva a Sáez a no contar con la mayoría absoluta para gobernar en este segundo tramo de la legislatura, algo con lo que sí ha disfrutado el ya exalcalde Casañ a lo largo de estos dos años.

De este modo las discrepancias internas en el partido de Inés Arrimadas marcan este cambio de roles en el Gobierno municipal, ya que la decisión como medida de protesta adoptada por García responde a un cambio de criterio en el seno de la formación naranja respecto a un acuerdo interno según el cual ella debería ocupar ahora un escaño en la Diputación.

A pesar de la abstención de García, los otros cuatro ediles de Ciudadanos sí han respaldado con su voto el nombramiento de Emilio Sáez como alcalde, tras renunciar la formación a presentar candidato, sumándose así a los nueve del propio PSOE, los cuales han 'lucido' sobre sus mesas durante el pleno una simbólica rosa roja reivindicando así a su partido.

El resto de ediles, hasta sumar los 27, han votado a quienes encabezaron sus respectivas listas en las elecciones municipales de 2019. Una votación nominal y secreta, en la que cada uno de los ediles se ha ido levantado a depositar su voto en la urna habilitada a tal efecto, siendo María Teresa García la que más tiempo se ha detenido en introducir el sobre en la misma a la espera de que los fotógrafos captaran el momento.

Tras el recuento, que se cerraba con 13 votos a favor del candidato del PSOE, 9 para Manuel Serrano (PP), 3 para Alfonso Moratalla (UP) y uno para la edil de Vox, RosarioVelasco, más un sobre vacío, Sáez ha prometido el cargo como alcalde de Albacete ante un ejemplar de la Constitución recibiendo a continuación el bastón de mando.

Un pleno extraordinario que ha contado entre el público asistente con el vicepresidente del Gobierno regional, José Luis Martínez Guijarro, y el consejero de Fomento, Nacho Hernando; el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Francisco Tierraseca, así como la vicepresidenta de las Cortes, Josefina Navarrete.

También se encontraban entre los asistentes el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, Vicente Rouco, y el fiscal superior en la región, Emilio Fernández, así como representantes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, de la Iglesia católica y otras instituciones.

Asimismo ha asistido al acto el expresidente de Castilla-La Mancha y expresidente del Congreso, José Bono.

CENTRADO EN LAS PERSONAS

Ya desde el lugar reservado a la Presidencia del pleno, Emilio Sáez daba paso a las intervenciones de los distintos grupos parlamentarios, siendo él el encargado de cerrar el acto con un discurso en el que ha recordado a los cinco alcaldes socialistas que le han precedido en Albacete.

De todos ellos el nuevo alcalde ha ido recordando y haciendo suyos algunos de sus planteamientos, subrayando entre otras cuestiones su apuesta por situar "en el centro" de sus políticas siempre "a las personas" y de fomentar la participación ciudadana. Y ha tomado también propuestas hechas en su día por alcaldes de otros partidos.

Antes de que Sáez tomara la palabra era el turno de los grupos municipales, que han intervenido en orden creciente de representación.

Así, la primera en intervenir ha sido la concejal de Vox, Rosario Velasco, quien pese a estar convencida de que "las políticas e ideología" del nuevo regidor son "negativas para los albaceteños", también ha destacado cómo en estos dos años de legislatura se han conseguido alcanzar acuerdos trasversales, llegando incluso el PSOE a apoyar mociones presentadas por su grupo.

Asimismo, y al igual que han ido haciendo el resto de grupos de la oposición, ha recordado a Sáez que comienza su mandato "con menos apoyo" que el anterior y teniéndose que "fiar" de Ciudadanos, "un partido en lo nacional en disolución y en lo local, en descomposición muy avanzada", ha apostillado.

Velasco ha reiterado su intención de hacer "leal oposición", constructiva pero fiscalizadora, en un segundo tramo de legislatura que comienza tras dos años de "inactividad municipal". Por ello ha recordado a Sáez que es el momento de encontrar soluciones a los problemas de la gente y "no de seguir una agenda ideológica".

Por su parte desde Unidas Podemos Alfonso Moratalla, tras subrayar que el acto de hoy no es más que "una escenificación del traspaso del bastón de mando, un punto más del acuerdo de gobierno que Cs y PSOE firmaron", ha dejado claro al regidor socialista qué debe cambiar para que pueda contar con su apoyo: poner en la práctica el diálogo y la transparencia.

Desde Unidas Podemos han manifestado su preocupación por que el Gobierno de la ciudad de Albacete dependa "de un partido que está en clara descomposición, sin rumbo, sin proyecto y sin convicciones", puesto que "si su actuación fuera del Gobierno nos está saliendo ya caro, mucho nos tememos que ahora su nivel de exigencia aumente en detrimento de las políticas progresistas".

Desde la formación naranja, por su parte, no han faltado los mensajes a la edil que ha optado por saltarse el acuerdo. Su portavoz, Laura Avellaneda, ha recordado que lo que hoy llevaba a cabo el equipo de Gobierno no era "ni más ni menos" que lo que lleva haciendo dos años: "cumplir lo acordado".

Un pacto que en su contenido, ha defendido, "representa y alberga el sentir de una amplísima mayoría de la sociedad albaceteña", aquella que "huye de los pataleos extremistas y aboga por la sensatez y el espíritu constructivo".

Avellaneda ha subrayado que Ciudadanos "sí cumple" y que "quien no cumple, no tiene sitio en Ciudadanos". Como tampoco lo tiene "quien anteponga sus intereses personales a la estabilidad de Albacete; quien tenga una visión sectaria de la política que le impida llegar a acuerdos de gobierno con partidos diferentes al nuestro".

"El acuerdo continúa, contra el presagio de algunos agoreros y a pesar de las zancadillas", ha sentenciado, instando a quienes "aguarden para provocar el caos y la inestabilidad para sacar tajada" a abandonar toda esperanza.

"LISTÓN MUY BAJO"

Por su parte desde el grupo municipal popular han llegado los reproches más sonoros hacia el ya exalcalde de Ciudadanos Vicente Casañ, al considerar que Sáez lo tiene "muy fácil" porque su antecesor "ha dejado el listón muy bajo". "Es imposible que no pueda mejorarlo en los dos años que le quedan de gobierno", ha apostillado el portavoz de los populares, Manuel Serrano.

Más fácil le será aún "si se centra en defender Albacete y a los albaceteños, que es a quien se debe por encima de cualquier otro interés personal o partidista".

Y aunque Serrano ha ofrecido al socialista "lealtad sincera y trabajo incansable para mejorar la vida de los albaceteños", también le ha advertido de que "no confunda lealtad con sumisión". No será posible tenerles cerca "si no se aproximan a la verdad, se envuelven de realidad y se alejan del postureo y los fastos".

Desde el PSOE por su parte, María José López ha trasladado a Sáez la "disposición, apoyo y trabajo incondicional" de todo el grupo y de toda la familia socialista, y ha apelado a recorrer este camino "todas y todos juntos, sumando".

Por su parte Emilio Sáez ha subrayado la importancia que este día tiene para los socialistas, puesto que han pasado diez años desde que Albacete tuvo su última alcaldesa del PSOE.

Asimismo ha recalcado la lealtad hacia Cs en estos dos últimos años, en los que se han compartido "éxitos y penas", poniendo "todo nuestro saber en pro del bien de Albacete".

Hoy, ha recordado, se convierte en alcalde de Albacete al haber sido el candidato más votado en las elecciones de 2019, pero también fruto del acuerdo firmado con la formación naranja.

Al alcalde saliente, Vicente Casañ, quien renunciaba el lunes al cargo para dar cumplimiento a dicho acuerdo, Sáez ha dirigido también unas palabras, destacando que ha demostrado "honradez, tener palabra, altura de miras y seriedad", la misma -ha dicho- que tendrá tanto con él como con el resto de componentes de la Corporación municipal.