Golpe a un peligroso grupo criminal especializado en el robo de viviendas y comercios

La Guardia Civil ha señalado que la banda realizó al menos 35 acciones en cinco provincias de España. Hay siete detenidos, cuatro de ellos en prisión.
Efectivos de la Benemérita entrando en la base del grupo criminal.— GUARDIA CIVIL
photo_camera Efectivos de la Benemérita entrando en la base del grupo criminal.— GUARDIA CIVIL

ALBACETE.- La Guardia Civil ha desarticulado en el marco de la operación 'Mactol' un grupo criminal muy activo dedicado al robo en domicilios y comercios de las provincias de Albacete, Alicante, Almería, Jaén, Murcia

Han sido detenidos los siete miembros de la organización, a los que se les imputa la comisión de al menos 35 robos con fuerza. Cuatro de los autores, entre ellos el supuesto cabecilla, han ingresado en prisión.

La investigación se empezó a desarrollar en octubre de 2021, después de que se interpusiera una denuncia por un robo con fuerza en el interior de una vivienda en una pedanía de la localidad alicantina de Orihuela.

El instituto armado se percató de que no se trataba de un hecho aislado, sino que estaban ante un grupo itinerante que había incrementado el número de acciones criminales en esta ciudad y en sus alrededores.

Los agentes comprobaron que se encontraban ante una banda criminal "con un alto nivel de especialización", donde sus integrantes se distribuían las tareas de forma "concreta y disciplinada" para la comisión de los robos.

El supuesto líder del grupo era un varón de 47 años y nacionalidad argelina. Se encargaba de organizar al resto de los miembros, de la logística de los delitos y además daba salida al botín obtenido en el mercado negro.

Otro varón, de 48 años y nacionalidad española, era el que seleccionaba los medios de transporte y realizaba el traslado de los miembros de la banda de un lugar a otro. El resto de los componentes, todos ellos de origen marroquí y con edades comprendidas entre los 23 y los 43 años, perpetraban los robos de forma coordinada.

La Guardia Civil ha resaltado la "peligrosidad" de la banda, que empleaba armas de fuego en sus acciones. Entre los efectos intervenidos, los agentes encontraron una pistola corta tipo revólver.

El pasado 9 de marzo, la Benemérita llevó a cabo siete registros ante el inminente riesgo de fuga de los investigados. Las intervenciones se realizaron en las localidades alicantinas de Bigastro, Jacarilla, Orihuela y Redován, así como en la ciudad murciana de San Javier y en Murcia capital, donde se encontraba la base principal de la banda.

Uno de los registros tuvo lugar en las habitaciones de un establecimiento de hospedaje donde se alojaban dos miembros de la banda. Uno de los detenidos se resistió de forma activa a al detención, mientras el otro saltó por el patio trasero tratando de escapar. Sin embargo, los agentes lograron capturar a ambos.

Los siete detenidos, todos con antecedentes por hechos similares, han sido puestos disposición del Juzgado de Guardia de Orihuela, que ha decretado el ingreso en prisión de cuatro de ellos y ha dejado al resto en libertad con cargos.

Se ha podido recuperar ocho vehículos a motor, diverso material informático, joyas, relojes, complementos de moda, herramientas de bricolaje y mecánica, pequeños electrodomésticos, bicicletas, patinetes eléctricos, ropa y utensilios de uso personal.

Muchos de los efectos ya han sido entregados a sus legítimos propietarios. El instituto armado continúa con las investigaciones, ya que no descarta que el número de afectados por el grupo criminal aumente.