La única edil de Vox en el Ayuntamiento de Albacete denuncia "coacciones" y anuncia su salida del partido

Rosario Velasco asegura que no es la misma formación que en 2019, que "no existe ningún tipo de democracia" y dice que antes de terminar el mandato dará detalles sobre lo que ha "soportado".
Rosario Velasco, concejal de Vox en el Ayuntamiento de Albacete.
photo_camera Rosario Velasco, concejal de Vox en el Ayuntamiento de Albacete.

ALBACETE.- Amenazas, coacciones y un ensañamiento "rastrero" es lo que asegura haber sufrido la única concejal de Vox en el Ayuntamiento de Albacete, Rosario Velasco, quien asegura que no reconoce al partido y anuncia su salida de la formación al finalizar la legislatura.

Así lo ha asegurado en una rueda de prensa en la que, quien presidiera el partido en la provincia hasta 2019, ha denunciado que en el partido de Abascal "no existe ningún tipo de democracia", al tiempo que ha trasladado la "pena y tristeza" que le produce ver "cómo se desmorona un proyecto en el que tantos confiamos".

En este sentido, Velasco, que no ha querido responder preguntas, ha avanzado que antes de que termine el mandato convocará "a todos los medios y de una manera detallada y pormenorizada les explicaré los momentos buenos, los regulares y el sufrimiento que he soportado durante todos estos años".

Un sufrimiento, ha precisado, que "ningún ser humano merece", que "nadie que está defendiendo desde un primer momento los ideales y valores de un partido merece recibir".

La edil Vox ha denunciado así que el "ensañamiento" que ha sufrido y que "se ha permitido" es "lo más bajuno, lo más deplorable y lo más rastrero de gente que se hace llamar 'gente de bien' y que pretende entrar en política". Gente que "no quiero cerca", ha apostillado Velasco.

Pese a todo, asegura que ha sido "un orgullo y un privilegio" haber podido representar a los albaceteños, "incluso en mis peores momentos", pero "siempre con lealtad, constancia y de la mejor manera posible".

Por otra parte, Rosario Velasco aprovechaba esta comparecencia para asegurar que su dimisión de la presidencia provincial del partido en 2019 no fue voluntaria, que ya explicará "quién o quiénes exigieron" su dimisión y para qué, al tiempo que se ha preguntado "por qué la parte orgánica de este partido en la provincia sigue en pie de guerra".

Un contexto en el que ha manifestado su "más absoluta decepción" ante la inacción de los responsables nacionales del partido frente a "los continuos desmanes y la poca seriedad de quienes dirigen el partido a nivel provincial".

Ha recordado así que la formación lleva seis gestoras en menos de cuatro años, lo que a su juicio "indica que evidentemente algo no va bien", lo cual se traduce en "continuas bajas, desilusión y desconfianza por parte de nuestros votantes y afiliados".

Por último, la concejal de Vox ha detallado que al cierre de 2022 ha devuelto del ejercicio 7.075,47 euros de la subvención que recibe del Consistorio, la cual se añade a las de los años anteriores, sumando un total de 31.587,06 euros, lo que supone "más de un 80 por ciento de lo recibido".