Sin licencia, entre basura y roedores, así elaboraban y vendían pan en un establecimiento clandestino de Hellín

Agentes del Seprona de la Guardia Civil y la Inspección de Sanidad de Albacete han llevado a cabo esta actuación, que ha terminado con varias denuncias contra el propietario y el cierre cautelar del local.
Además del cierre cautelar del establecimiento se decretaba la inmovilización y posterior destrucción del pan elaborado. - GUARDIA CIVIL
photo_camera Además del cierre cautelar del establecimiento se decretaba la inmovilización y posterior destrucción del pan elaborado. - GUARDIA CIVIL

ALBACETE.- Efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Hellín han localizado en el término municipal de su localidad una panadería que carecía de los permisos necesarios para su funcionamiento, en cuya inspección se detectaron diversas irregularidades, como la falta de agua potable, la existencia de gran cantidad de basura y la presencia de roedores.

Una actuación que han llevado a cabo de manera conjunta con la Inspección de Sanidad de Albacete, tras haber tenido conocimiento la Guardia Civil de la posible elaboración y venta de pan, de manera ilegal, en un establecimiento ubicado en la comarca hellinera. Esto derivó en una inspección del mismo, junto que inspectores de Salud Pública de la Delegación Provincial de Sanidad en Albacete.

Según detallan en nota de prensa desde la Guardia Civil, al acceder al interior del local, observaron a una persona realizando tareas de elaboración de pan, al que se solicitó la documentación de puesta en funcionamiento, comprobándose así que carecía tanto de la licencia municipal de actividad como de cualquier documentación sanitaria preceptiva.

Asimismo, durante la inspección, se constató que las instalaciones carecían de agua potable, había abundante suciedad y basura, así como roedores, encontrándose algunos de los alimentos en contacto directo con superficies de difícil limpieza y desinfección, como cartones y maderas.

Hechos que llevaron al levantamiento de acta-inspección por parte del inspector de Salud Pública, decretando el cierre cautelar del establecimiento, así como la inmovilización y posterior destrucción del producto elaborado, en total 225 panes.

Por parte del Seprona se han confeccionado varias denuncias por infracciones administrativas contra el propietario del establecimiento, vecino de Hellín, relacionadas con la higiene de los productos alimenticios y otra por carecer de la licencia de apertura y puesta en funcionamiento del establecimiento que fueron remitidas a la Delegación Provincial de Sanidad en Albacete de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha (las relacionadas con la higiene de los productos alimenticios) y al Ayuntamiento de Hellín (por carecer de licencia de actividad y funcionamiento).

Desde la Guardia Civil recuerdan que la vigilancia e inspección de la calidad alimentaria es una de las funciones prioritarias del Servicio de Protección de la Naturaleza, realizando campañas inspectoras sobre distintos alimentos a lo largo del año, contando con la colaboración de inspectores de las Delegaciones Provinciales de Sanidad y de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural en Albacete.