El paraje natural de las Chorreras del Cabriel sigue sumando accidentes mientras se ultima la limitación de aforo

Este fin de semana han tenido que ser rescatadas cuatro personas tras sufrir caídas, entre ellas una menor que tuvo que ser trasladada en helicóptero al hospital de Albacete.
El baño en las Chorreras del Cabriel solo está permitido en algunas pozas de menor peligrosidad. - JCCM
photo_camera El baño en las Chorreras del Cabriel solo está permitido en algunas pozas de menor peligrosidad. - JCCM

CUENCA.- Ni las llamadas a la prudencia, ni la sucesión de accidentes de las últimas semanas han conseguido frenar lo que está ocurriendo en el paraje natural de las Chorreras del Cabriel. Un lugar idílico para darse un refrescante baño durante las calurosas jornadas que se han vivido desde mediados del mes de julio, pero en el que no dejan de producirse accidentes, fundamentalmente caídas, que en las últimas tres semanas acumulan ya una docena de heridos.

Accidentes que, en muchos casos, precisan la intervención de los bomberos para llevar a cabo el rescate y en no pocas ocasiones el traslado al hospital en helicóptero, debido a la gravedad de las lesiones.

Los últimos han tenido lugar este mismo domingo por la mañana, precisando también la intervención de los bomberos del parque de Motilla del Palancar, que han tenido que rescatar a los tres accidentados.

El primero de los accidentes tenía lugar poco antes de las diez y media de la mañana, en una zona de baño de difícil acceso. Un hombre de 35 años y una mujer de 27, tenían que ser rescatadas por los bomberos tras resultar heridos al sufrir una caída. Labores de rescate que han precisado de un tiempo prolongado, debido a las condiciones del terreno, tal y como ha informado el 112.

Los efectivos del parque de Motilla del Palancar han trasladado así a los dos heridos hasta el punto en el que se encontraban los servicios sanitarios, que los han trasladado en ambulancias de soporte vital básico al hospital Virgen de la Luz de la capital conquense.

Apenas habían transcurrido tres horas del primer aviso, cuando se hacía precisa de nuevo la intervención de los bomberos, para rescatar a una mujer, que también había sufrido una caída en una zona de baño. Tras el rescate, según ha informado el 112, se ha dirigido por sus propios medios a un centro de salud para ser atendida.

Tres heridos en accidente en las Chorreras del Cabriel que, sin embargo no son los únicos del fin de semana, puesto que este sábado tenía que ser rescatada una menor, de 16 años, también tras sufrir una caída en una zona de difícil acceso.

En su caso, tras ser rescatada por los bomberos tuvo que ser trasladada en helicóptero sanitario hasta el Hospital General Universitario de Albacete dada la gravedad de las lesiones que presentaba.

Estas cuatro personas accidentadas este fin de semana se suman a la lista de visitantes de este paraje natural que han tenido que ser rescatados en lo que va de verano, y que desde el pasado 19 de julio acumula una decena de avisos al servicio de urgencias y emergencias del 112.

400 PERSONAS COMO MÁXIMO AL DÍA

Una situación que ha llevado a las autoridades a plantear la limitación de aforos en este espacio natural, formado por saltos, cascadas y pozas de agua cristalina. El borrador sobre el que se trabaja ya desde los ayuntamientos de Enguídanos y Víllora, cuyos términos municipales atraviesa el Cabriel en esta zona, contempla un aforo máximo de 400 personas -200 accederían por cada una de las localidades-, sin turnos y en horario limitado de 9 de la mañana a ocho de la tarde.

Medidas que aún deben perfilar los técnicos, pero que incluso antes de su puesta en marcha ya cuenta con una advertencia desde la Administración regional, puesto que si se siguieran produciendo accidentes con esta limitación de aforo, "se podría llegar a prohibir el baño en toda la zona".

Baño que hasta ahora, tal y como recordaba hace unos días el delegado de Desarrollo Sostenible en la provincia, Rodrigo Molina, solo está permitido en varias pozas que implican menor peligrosidad, y tanto estas como las que tienen el baño prohibido, se encuentran señalizadas.

Las autoridades hacen un nuevo llamamiento a la precaución, pero también al cumplimiento de las normas, puesto que -como recuerdan- se trata de un paraje natural, un barranco de un río y uno un parque acuático.

Una situación en la que comienza este mes de agosto en el que, por estadística, se suelen registrar más accidentes en esta zona natural. Un mes en el que ya se ha comenzado a reforzar la vigilancia en todo el monumento natural, tanto por parte de los agentes medioambientales como de la Guardia Civil, así como los ecovigilantes ya presentes en la zona.