Sin sacrificio del animal y para mayores de 18 años, así proponen que sea la vaquilla enmaromada de San Mateo

La coalición Cuenca en Marcha presenta seis alegaciones a la ordenanza, entre las que plantea un régimen sancionador para quienes maltraten a la vaca.
El festejo consiste en la suelta de reses enmaromadas por el casco antiguo de Cuenca, que son corridas por el público. - CUENCA EN MARCHA.
photo_camera El festejo consiste en la suelta de reses enmaromadas por el casco antiguo de Cuenca, que son corridas por el público. - CUENCA EN MARCHA.

CUENCA.- A poco más de dos meses para que la ciudad de Cuenca celebre sus fiestas de San Mateo, declaradas de Interés Turístico Regional, ya se trabaja para que todo esté listo para ese momento, también la nueva normativa que deberá adecuar la celebración de uno de sus eventos más populares y a la vez polémicos, el festejo tradicional de la vaquilla enmaromada.

Una adecuación de la ordenanza municipal de este festejo que se encuentra en periodo de información pública -en apenas una semana concluye el plazo de 30 días hábiles tras su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia-, tras su aprobación inicial por parte del pleno del Ayuntamiento de Cuenca, únicamente con los votos a favor de los ediles socialistas, el pasado mes de mayo.

Ordenanza a la que se han presentado diversas alegaciones, entre ellas las del grupo municipal Cuenca en Marcha, desde el que se pide, entre otras cuestiones, que se suprima el sacrificio del animal al término del festejo, sanciones para quienes maltraten a la vaquilla y que se limite la participación en el mismo a los mayores de edad.

En total son seis las alegaciones presentadas por la coalición municipalista, con las que se pretende adaptar la ordenanza a la normativa autonómica y a las recomendaciones realizadas desde organismos internacionales.

Entre sus propuestas se encuentra el establecimiento de un régimen sancionador para quienes maltraten a la vaca con golpes o pinchazos, así como el evitar el sacrificio del animal una vez finalizado el recorrido, puesto que "no forma parte del concepto del evento" y además -subrayan- "la legislación autonómica permite que fiestas declaradas de Interés Turístico Regional puedan evitar el sacrificio".

Cabe recordar que la celebración de este evento en 2018 suscitó gran polémica, tras la difusión de un vídeo en el que se veía cómo el animal trataba de huir mientras una veintena de personas tiraba de las cuerdas atadas a sus cuernos.

Según recoge el borrador expuesto ahora a información pública, una vez finalizado el ciclo de festejos "se dará muerte a las vacas en un local autorizado para su sacrificio, y nunca de forma pública". Un sacrificio a realizar "usando el mueco u otra instalación de contención de las reses", y en cualquier caso se establece un plazo máximo de doce horas, a contar desde la finalización del festejo, para llevar a cabo el sacrificio del animal.

Asimismo, y siguiendo las recomendaciones de la Organización de las Naciones Unidas en este sentido, consideran que la edad mínima para participar en el evento sean 18 años, de modo que también se eviten "problemas legales en caso de accidentes en menores de edad".

El borrador de la ordenanza aprobado inicialmente en el pleno del mes de mayo se contempla, sin embargo, que la edad mínima de participación en el festejo de la vaquilla enmaromada de San Mateo sean los 16 años, aunque se establece una excepción rebajándola hasta los 14 para aquellos que, siendo alumnos de una escuela taurina autorizada, tengan la acreditación oficial de la misma y estén reconocidos por el Ayuntamiento de Cuenca.

Medidas encaminadas a aumentar la protección, tanto de los animales utilizados en el festejo como de los participantes en el mismo, que desde la coalición municipalista también extienden al propio entorno en el que se celebra el evento. Así, entre sus alegaciones han incluido también una en la que consideran necesaria "la protección del espacio del casco antiguo", tal y como establece la Ley 7/2011 de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de Castilla-La Mancha, así como el decreto 38/2013, en el que se establece la necesidad de "proteger espacios comunes que puedan verse afectados por la realización de festejos".

Desde Cuenca en Marcha consideran que esta protección debe quedar reflejada a través de un plan municipal propio, el cual debería darse a conocer antes de la celebración del evento.

Para la concejala y portavoz de la formación, Mª Ángeles García, las medidas propuestas son "de sentido común", conformes a la normativa autonómica, y con las que se vendría a complementar una ordenanza que únicamente fue refrendada por el Partido Socialista.

García insiste así en que las propuestas que ponen ahora sobre la mesa tienen como objetivo "hacer una fiesta mejor", en la que se respete a los animales, al patrimonio del casco antiguo y a los vecinos de este.

Desde el Gobierno municipal, durante el pleno del mes de mayo, se defendía que el fin de esta ordenanza es regular la seguridad de las personas y los bienes que pueden verse afectados por la celebración de este tipo de festejos, la protección de los animales que en ellos intervienen y el respeto a las tradiciones locales.

En este sentido el concejal de Festejos, Juventud y Comercio, Mario Fernández Yepes, precisaba durante el pleno que esta ordenanza se refiere "estrictamente" al festejo taurino, "para adaptarse a la normativa de bienestar animal" y la intención de lograr la declaración de Festejo Tradicional Singular.

Asimismo avanzaba que de forma paralela se trabaja en la actualización del reglamento de San Mateo, que data de 2005, en lo referido a todos los ámbitos de la fiesta.