El preso violentamente reducido en la cárcel de Villena corta el cuello a un funcionario de prisiones en Cuenca

El interno, reincidente y con problemas mentales, sufrió en agosto una brutal paliza por parte de tres funcionarios de la cárcel alicantina, una actuación que está siendo investigada desde Instituciones Penitenciarias.
Imagen de los cristales con los que el interno rajó el cuello al jefe de servicio de la cárcel de Cuenca. — ALFREDO PERDIGUERO/TWITTER
photo_camera Imagen de los cristales con los que el interno rajó el cuello al jefe de servicio de la cárcel de Cuenca. — ALFREDO PERDIGUERO/TWITTER

CUENCA.- El preso que el pasado mes de agosto fue reducido de forma violenta por tres funcionarios en el centro penitenciario de Villena (Alicante), cuya actuación desproporcionada ha sido judicializada y está siendo investigada desde la secretaría general de Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio de Interior, ha protagonizado un nuevo incidente, esta vez en la cárcel de Cuenca, donde ha clavado un cristal en el cuello a un jefe de servicio, según denuncian los sindicatos de prisiones.

Un incidente que tuvo lugar durante la tarde de ayer miércoles, ante el estado "alterado" de este interno, reincidente y con problemas psiquiátricos, el mismo que recibió una paliza en la cárcel alicantina, cuyas cámaras de seguridad captaron cómo los funcionarios le propinaron medio centenar de porrazos en escasos dos minutos.

El episodio de Villena se vio más enturbiado todavía después de que la subdirectora de seguridad de esta cárcel fuera abordada por encapuchados a la salida de su domicilio tras recibir mensajes amenazantes para que borrara las imágenes que recogían el exceso de fuerza en la actuación.

Ahora, según los sindicatos, la agresión al funcionario de prisiones conquense ha sido protagonizada por aquel reo, "extremadamente peligroso", quien durante el relevo de los trabajadores de la cárcel rompió todos los cristales de su celda para seguidamente atrincherarse en el baño.

Hasta allí acudió el jefe de servicios del centro, acompañado de tres funcionarios más. Durante su intervención el recluso saltó desde el aseo por encima de los funcionarios con un cristal en la mano para atacar al jefe de servicios, llegando a cortarle en el cuello, a pocos milímetros de la yugular, algo que le provocó una herida muy sangrante.

Una lesión que fue valorada en un primer momento por la enfermera de guardia pero que, ante la gravedad de la misma, el funcionario tuvo que ser trasladado al hospital Recoletas de Cuenca, siendo derivado posteriormente al Hospital General para ser atendido por un cirujano. En estos momentos se encuentra estable y en su domicilio.

Fuentes de Instituciones Penitenciarias han precisado que el secretario general de Instituciones Penitenciarias ha estado en permanente contacto con el funcionario herido para preocuparse por su salud.

Cabe recordar que el interno ingresó en la prisión conquense el pasado día 22 acusado de un delito de agresión sexual en Tarancón (Cuenca), hecho que había cometido pocos días después de haber salido en libertad vigilada y haberse desprendido de la pulsera telemática que se le había instalado para su control.

Tanto UGT, como CSIF y 'Tu Abandono Me Puede Matar' (Tampm), han demandado más seguridad en las cárceles y que se cumpla el protocolo contra agresiones a funcionarios de prisiones, llegando a convocar paros de 15 minutos para este viernes, frente a las cárceles de tolda España, ante lo que califican como "una situación insostenible".

Por ello  reclaman que se reconozca a los funcionarios de prisiones como agentes de autoridad, así como una oferta extraordinaria de empleo debido al déficit de más de 4.100 empleados públicos en las prisiones y el envejecimiento de la plantilla, con una edad media de 55 años.