Investigadas nueve personas por estafar más de un millón de euros con transferencias fraudulentas a 36 empresas

Algunas de ellas ubicadas en las provincias de Toledo y Cuenca, así como en Madrid, Barcelona y Valencia.

TOLEDO.- En el marco de la operación Company-CERES la Guardia Civil ha investigado a nueve personas e identificado a otras 20 como presuntos autores de los delitos de estafa, blanqueo de capitales, falsedad documental, usurpación de estado civil tras apropiarse de 1.176.692€ a un total de 36 empresas españolas mediante el método conocido como 'BEC' (Business Email Compromise).

Las investigaciones se iniciaron el mayo del 2021 debido al aumento de casos de estafa a través de este método, cuando los responsables de un total de 36 empresas ubicadas en las provincias de Toledo, Madrid, Barcelona, Valencia y Cuenca, denunciaron que, mediante un ciberataque, habían interceptado los correos electrónicos enviados a los proveedores con los que habían realizado operaciones comerciales, posteriormente autores desconocidos habían accedido a dichos correos y modificado tanto la dirección de correo electrónico cambiando o añadiendo algún carácter imperceptible, como el número de cuenta, para finalmente recibir las transferencias de las empresas perjudicadas.

Los agentes del Equipo de Investigación Tecnológica (EDITE) de la Comandancia de la Guardia Civil de Toledo se hicieron cargo de las investigaciones debido a la importancia y alcance de los hechos, dando inicio a la operación Company-CERES.

Tras un arduo y minucioso estudio donde se analizaron 36 cuentas bancarias y cientos de movimientos, se fueron identificando a los beneficiarios de las transferencias que realizaban las víctimas engañadas, creyendo que el dinero era transferido a cuentas cuya titularidad era de sus proveedores. Los agentes pudieron acreditar que en distintas ocasiones, los autores utilizaban la identidad de otras personas, incluso abrían cuentas con documentación falsa.

Como resultado de la operación, los agentes de la Benemérita han podido recuperar 247.371€ de los 1.176.692€ estafados. La actuación de los investigadores permitió también el bloqueo de un total de once cuentas bancarias, logrando esclarecer 40 delitos entre los que se encuentran 23 estafas, cinco delitos de blanqueo de capitales, 10 delitos de usurpación de estado civil y dos de falsedad documental, procediendo a la investigación de nueve personas en las provincias de Barcelona, Granada, Málaga, Valencia, Navarra y Las Palmas e identificando a otras 20, una de ellas en prisión, como presuntos autores de los hechos investigados.

Del análisis de la documentación, la Guardia Civil pudo comprobar cómo en algunos casos, tras recibir el dinero en la cuenta fraudulenta, se realizaban inmediatamente transferencias a otras cuentas de entidades bancarias ubicadas en varios países europeos, ejerciendo en este acto como 'mula económica', figura utilizada para introducir el dinero estafado en circuito legal, recibiendo por ello una pequeña compensación económica.

Las diligencias instruidas por la Guardia Civil, fueron puestas a disposición de nueve juzgados de instrucción de diferentes localidades de la provincia de Toledo que entendían de los hechos, y los cuales ya habían incoado Diligencias Previas.

En esta operación, se ha contado con la colaboración de los equipos @ de la Comandancia de Toledo.

Para evitar estafas como estas, desde la Guardia Civil recomiendan que si como empresario se recibe un correo electrónico de algún cliente modificando el número de su cuenta habitual o con un email muy parecido al suyo, se sospeche, y si se puede, contacte con la persona que tiene que recibir el dinero al objeto de corroborar el cambio de número de cuenta bancaria. Si no se percata en ese momento, señalan, proceda a denunciarlo lo antes posible ante las fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para evitar una posible estafa e intentar recuperar el dinero lo antes posible.

Asimismo recomiendan tener una contraseña robusta en las cuentas de correo electrónico, tanto a nivel empresarial como particular, hará que sea más difícil obtener las credenciales de acceso por parte de los ciberdelincuentes.

Comentarios