El proyecto de minería de tierras raras proyectado por la empresa Quantum en la comarca del Campo de Montiel es "incompatible" desde el punto de vista medioambiental, tanto por la presencia en la zona de especies animales protegidas como por el agua.  

Así lo recoge el informe emitido por la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural sobre el proyecto planteado en los municipios de Torrenueva y Torre de Juan Abad, sobre el que ha desgranado algunos detalles el titular de este departamento, Francisco Martínez Arroyo. 

Un informe, al que la empresa podrá presentar alegaciones en el plazo de un mes, en el que se subraya la inviabilidad del proyecto al ser incompatible con la presencia de especies en peligro de extinción, como son el águila imperial ibérica y el milano real; así como de otras aves protegidas, como el águila real, y aves esteparias, tales como la avutarda o el sisón, junto a otras 128 especies de interés especial. 

Asimismo,  el informe detalla cómo se podrían ver "alterados, dañados o eliminados localmente" los hábitats de diversas especies presentes, en una zona en la que se han establecido planes europeos para la recuperación del lince ibérico y aves esteparias a través de dos proyectos LIFE, "en los que el Gobierno de Castilla-La Mancha está muy comprometido". De ahí que lo que se está recomendando, "no solamente desde la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural sino desde todas las entidades y organismos que tienen algo que decir en la materia", entre ellos la Confederación Hidrográfica del Guadiana es que, "en este momento, como hemos dicho muchas veces, el proyecto es incompatible desde el punto de vista medioambiental", precisaba el consejero. 

Publicidad

En este sentido, en lo que respecta al agua, el proyecto de Quantum precisa entre 80.000 y 100.000 metros cúbicos  por año, una cantidad "muy importante" que depende de la Confederación Hidrográfica del Guadiana tener esa disponibilidad, aunque en este momento "no tiene esa alta demanda de agua". 
 
Pero junto a estos reparos, el informe también destaca que el proyecto podría alterar la cuenca y el territorio y, en concreto, provocar "graves problemas erosivos" ante el fenómeno de lluvias torrenciales con las consiguientes amenazas de algunos lugares.. 
 
Con todo, el informe concluye que el proyecto es incompatible con la biodiversidad y que el estudio de Quantum es "insuficiente" y presenta "importantes carencias técnicas". "Es evidente que en este momento el proyecto es incompatible desde un punto de vista medioambiental", insistía Martínez Arroyo, quien subrayaba que sin una declaración de impacto ambiental positiva "el proyecto no puede salir adelante". 
 
Martínez Arroyo subrayaba asimismo que el Gobierno de Castilla-La Mancha está siendo "estricto" en el cumplimiento de la legalidad y "absolutamente garantista" con todos los interesados en el proyecto, como con las más de 12.500 alegaciones que se han presentado. En cualquier caso, también destacaba que el Gobierno está siendo "escrupuloso" con los plazos con la empresa pero advierte que es una zona de contacto entre las llanuras manchegas o estepas de La Mancha y el comienzo de Sierra Morena y el Monte Mediterráneo, “cuya mezcla hace que exista una gran riqueza desde el punto de vista de la biodiversidad protegida en Red Natura” que el Gobierno de Emiliano García-Page va a seguir protegiendo. 

Mientras tanto, hasta el próximo otoño no se espera la respuesta definitiva sobre si el proyecto es compatible o no. 
  
 

"Un informe más" 

 

Por su parte desde la Plataforma 'Sí a la Tierra Viva' calificaban el informe del Gobierno regional como "uno más" dentro del trámite, al considerar que "no dice nada nuevo". Así lo aseguraba en declaraciones a Efe el presidente de la Plataforma, Luis Manuel Ginés, para quien este informe realizado sobre el proyecto de tierras raras de la empresa Quantum Minería en la comarca del Campo de Montiel "no representa ni dice nada nuevo" respecto a lo que el colectivo viene señalando desde que en enero de 2016 presentó las primeras alegaciones al documento inicial de la empresa, como tampoco difiere de las miles de alegaciones presentadas al estudio de impacto ambiental y a otros informes de diversos organismos que se han pronunciado en contra de la actividad extractiva de tierras raras. 
 
"Estamos en una zona con unos valores ambientales excepcionales, en la que hay especies protegidas como el lince ibérico y el águila imperial, entre otras", subrayaba el presidente de este colectivo para quien "las personas también necesitan de protección y han rechazado con argumentos este tipo de minería". 
 
Del mismo modo Ginés recordaba que el proyecto también ha sido rechazado por las organizaciones agrarias, conservacionistas y diversos colectivos, además del Parlamento regional que en dos ocasiones ha pedido el archivo definitivo de los expedientes en base a la legalidad. 
 
En este sentido, Ginés destacaba que desde que se empezó a tramitar el proyecto, hace año y medio, en el órgano sustantivo, el departamento de Minas de la provincia de Ciudad Real "lo admitió a trámite sin agua" y, aunque siguen sin tener garantizada el agua necesaria, siguen tramitándolo pese a que se denunció que el estudio de impacto ambiental se había presentado fuera de plazo.  
"El proyecto debería haberse archivado ya hace meses por razones legales y por razones de representatividad democrática", apostillaba. 
 
Por otro lado, la Plataforma considera que el Gobierno regional "sigue jugando con el futuro de una comarca" porque el informe no es determinante sino que "lo determinante será la declaración de impacto ambiental que se emita en su día", concluía Ginés.