Más de 424.000 euros será el coste de los nuevos ocho puestos de personal eventual al servicio de los representantes de Podemos en el Gobierno de Castilla-La Mancha. Dos nuevos jefes de gabinete y seis asesores, puestos de libre designación, que trabajarán para la Vicepresidencia Segunda, al frente de la cual está José García Molina, y para la consejera encargada del Plan de Garantías Ciudadanas, Inmaculada Herranz, que sí contará con jefe de gabinete y asesores, aunque sin estructura administrativa dependiente de la misma. 

Nuevas incorporaciones a la Administración regional para la que se precisa la modificación de la RPT que este miércoles tiene previsto aprobar la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas, cuyo titular no solo debe autorizar las contrataciones, sino también las modificaciones de crédito precisas para su funcionamiento, derivadas del acuerdo de gobierno entre el PSOE de García-Page y Podemos. 

Una modificación de la RPT calificada por el sindicato CSIF como "innecesaria", al considerar que las funciones de estos ocho nuevos puestos podrían ser desempeñadas por "cualquiera de los 59 asesores con los que ya cuenta Presidencia". Advierten asimismo que con esta medida "se vulneran los principios de igualdad, mérito y capacidad en el acceso al empleo público". 

Por ello durante la Mesa Sectorial de Personal Funcionario se opondrán "frontalmente" a esta modificación de la RPT, al considerar que se vulnera el acceso al empleo público dotando de personal "del que no se requiere cualificación" a la Vicepresidencia segunda y a la nueva consejera, "que no cuenta además con estructura propia", y sin embargo contarán "con el mismo número de asesores que las consejerías de Educación y Sanidad", apostillan desde el sindicato. 

Publicidad

Según detalla CSIF en su comunicado, los dos jefes de gabinete cobrarán 57.000 euros al año, mientras que cada uno de los seis asesores percibirán 51.686 euros. Una contratación que, a su juicio, "pervierte el acuerdo alcanzado entre PSOE y Podemos para la aprobación de los presupuestos generales de Castilla-La Mancha" que se debaten este jueves en las Cortes.  

Asimismo, con esta medida, el PSOE muestra "una absoluta falta de respeto por los empleados públicos de la región", y hace "un uso negligente y partidista del erario público". Respecto a Podemos, consideran que "ha demostrado ir en contra de su credo político, el de acabar con la 'casta', y se ha sumado a la carrera de la obtención de privilegios". 

En este sentido recuerdan la polémica enmienda presentada por ambas formaciones a la ley 4/2011 de Empleo Público "para premiar a los funcionarios políticos", incluida en el proyecto de ley en materia de gestión y organización de la Administración y otras medidas administrativas, que finalmente fue retirada tras la oposición generada entre las organizaciones sindicales. 

Aseguran desde CSIF que el acuerdo entre las dos formaciones para la aprobación de los presupuestos nace marcado por "un nepotismo que va en contra de la meritocracia y avergüenza a todos los ciudadanos que intentan acceder en igualdad de condiciones a la Función Pública". 

Prácticas "absolutistas" con las que desde el sindicato aseguran que van a seguir denunciando en su defensa de la transparencia, la calidad y la mejora de los servicios públicos.