TOLEDO.- El Ministerio para la Transición Ecológica ha autorizado un nuevo trasvase de 7,5 hectómetros cúbicos para el mes de noviembre, destinado excluisvamente al abastecimiento urbano. Una decisión que fundamenta en el principio de precaución y con la que viene a desatender la propuesta elevada desde la Comisión de Explotación del trasvase Tajo-Segura, que pedía para este mes una derivación de 14,7 hectómetros cúbicos.

Una decisión que ya ha quedado plasmada en una orden ministerial, la cual será publicada próximamente en el Boletín Oficial del Estado.

Según detallan desde el Ministerio, esta decisión que desatiende la propuesta de la Comisión de Explotación, desde la que se solicitaba también agua para riego, se ha adoptado en base a las reglas de explotación del trasvase, las cuales recogen cómo en situación de nivel 3 se podrá autorizar de forma discrecional pero motivada.

En este sentido, explican cómo se ha tomado la decisión teniendo en cuenta la previsible entrada del sistema en nivel 4 (determinado por un volumen de agua almacenado en los embalses de cabecera inferior a 400 hectómetros cúbicos) a principios de enero, lo cual impediría cualquier tipo de trasvase, ni siquiera para abastecimiento urbano.

Publicidad

Por ello, y a pesar de que la Comisión Central de Explotación del Acueducto proponía este jueves un trasvase para el mes de noviembre de casi el doble de lo finalmente autorizado, basándose para el informe de situación que había presentado el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX), finalmente se decidía atender el principio de precaución.

El informe del CEDEX recoge cómo a 1 de noviembre de 2019 el volumen embalsado en Entrepeñas y Buendía ascendía a 456,8 hectómetros cúbicos, quedando pendiente de trasvasar un volumen autorizado de 19,2 hectómetros cúbicos, de modo que el volumen efectivo era de 437,6 hectómetros cúbicos, valor inferior al de referencia de 609 hectómetros cúbicos correspondiente al mes de noviembre. De este modo quedaba constatado que el sistema se mantenía en situación hidrológica excepcional (nivel 3), iniciada en el mes de mayo.

Sin embargo, desde la propia Comisión también se constataba la previsión de entrada del sistema en nivel 4, previsiblemente a primeros de enero, al alcanzarse unas reservas conjuntas en los embalses de Entrepeñas y Buendía inferiores a los 400 hectómetros cúbicos, imposibilitando esta situación cualquier tipo de derivación de agua.

A esta previsión de un mayor descenso en el volumen embalsado, se suma un informe específico elaborado por parte de la Agencia Estatal de Meteorología para la cabecera del Tajo en el que prevé una acumulación media de lluvias para el próximo trimestre que se sitúa en el rango de la normalidad climática, lo cual aplicado al trasvase significa un régimen de aportaciones por debajo del de extracciones, explican desde el Ministerio.

Es por ello que la decisión de limitar el trasvase a 7,5 hectómetros cúbicos para abastecimiento urbano se fundamenta en la aplicación del principio de precaución, posibilitando así que se pueda garantizar durante más tiempo el uso para consumo urbano, restringiendo ya todas las aportaciones que no vayan destinadas a abastecimiento.

Algo que sin embargo no ha sentado nada bien en Murcia, desde donde el PP ha arremetido contra el Gobierno de Pedro Sánchez, calificando de ”ruin” la decisión, con la que dicen ”condena” al campo murciano a quedarse sin trasvase este mes.

El secretario ejecutivo de Agua del partido en la comunidad murciana, Jesús Cano, critica que se haya desatendido la recomendación de esa comisión de que se derivaran 7,2 para regadío.

Para los populares murcianos la decisión de ser precavidos y garantizar durante los próximos meses el agua, limitando así el uso de boca el trasvase, es ”arbitraria” y en su opinión representa ”la triste prueba fehaciente de que el PSOE apuesta por la eliminación progresiva” del trasvase.

Cano se pregunta si el Gobierno le ha puesto fecha de caducidad al trasvase en la mesa de negociación con Podemos al ”no autorizar el agua para riego en contra de los criterios técnicos y conociendo que la reserva de la cabecera está en niveles óptimos para que llegue al campo murciano”.