Un paciente recibiendo la vacuna contra el coronavirus. ARCHIVO
Publicidad

TOLEDO.- La directora gerente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, Regina Leal, ha destacado este lunes que, en la región, de las 507.000 dosis recibidas de vacunas contra el coronavirus, solo 10.000 personas la han rechazado, el equivalente a un 1,97 por ciento de los ciudadanos llamados a vacunarse.

Entre los motivos que alega ese pequeño porcentaje de castellanomanchegos se encuentra el haber superado recientemente la enfermedad, tener algún tipo de contraindicación médica o porque no quieren ponerse la vacuna de un laboratorio determinado.

Leal ha respondido a preguntas de los periodistas en una rueda de prensa para informar sobre el inicio del curso de capacitación para Enfermería para la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano en Castilla-La Mancha, acompañada por la directora de la Cátedra FUDEN-UCLM, María del Carmen Prado Laguna, y el presidente del Consejo de Colegios de Enfermería de Castilla-La Mancha, Carlos Tirado.

La directora gerente del Sescam ha subrayado que esos datos tan bajos de rechazo a la vacuna de la covid ponen de manifiesto que la población castellanomanchega es responsable y solidaria, y que con su decisión cuidan de su propia salud y la de los demás.

Ha explicado también que este pasado fin de semana ya se han administrado las dosis a los mayores de 80 años que quedaban por vacunar y ahora se está volviendo a llamar a los que en un primer momento dijeron que no se vacunaban, "a ver si ahora dicen que sí", ha indicado.

También ha explicado que esta semana Castilla-La Mancha recibirá 6.000 dosis de la vacuna del laboratorio Janssen y será la Comisión de Vacunas la que recomiende el grupo para el que va indicada.

Leal ha recordado que, en Enfermería, todos los profesionales de la bolsa de empleo están contratados en Castilla-La Mancha y la intención es contar también con los que salgan de la Universidad al terminar este curso.

En ese sentido, el presidente del Consejo de Colegios de Enfermería de Castilla-La Mancha, Carlos Tirado, ha dicho que en la actualidad, en la profesión hay "cero paro" y durante la pandemia "no ha habido límites a la contratación", lo que ha elogiado, no obstante, ha añadido que todavía se necesitan más profesionales porque la media de enfermeras por población es todavía en Castilla-La Mancha tres puntos inferior a la media de España.