María Sheyla, la niña de Villaverde y Pasaconsol que ha sido curada por un hospital público de Barcelona. PeriódicoCLM

CUENCA.- María Sheyla, una niña de 2 años de la localidad conquense de Villaverde y Pasaconsol, que llegó a sufrir hasta sesenta crisis epilépticas en un día, se encuentra ya curada gracias a una novedosa intervención realizada mediante la técnica de ablación termal por láser.

El Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona es el único de la red de asistencia sanitaria pública de España que ofrece esta técnica, que comenzó a implantarse en el año 2019, y de la que hasta el momento se han beneficiado una veintena de niños de todo el país.

Publicidad

Una técnica que, tal y como ha detallado el centro en nota de prensa, consiste en introducir, con la ayuda de un brazo robótico, una sonda de 4 milímetros en el cerebro del niño. Guiados por las imágenes de una resonancia magnética que se realiza durante todo el proceso, los cirujanos conducen la sonda hasta el foco de la epilepsia, lesión sobre la que se aplica calor repetidamente hasta destruirla.

A través de la resonancia, los cirujanos reciben información muy precisa sobre los márgenes del foco epiléptico, lo que les permite destruir solo las células dañadas, evitando sangrados y posibles hemorragias.

Una nueva técnica "menos invasiva y más segura" que la cirugía tradicional, puesto que no requiere la apertura del cráneo, subrayan desde el centro hospitalario, lo cual permite que el paciente se recupere antes y que el ingreso se limite, si todo evoluciona correctamente, a entre 24 y 48 horas, cuando con la cirugía tradicional el tiempo de ingreso podía ser de hasta una semana.

El equipo de neurocirugía del Hospital Sant Joan de Déu en el transcurso de una cirugía de ablación láser de epilepsia a un niño.

Relatan así cómo María Sheyla, que no respondía a los tratamientos farmacológicos, fue intervenida el pasado verano con esta técnica indicada especialmente en aquellos casos en los que el foco de la epilepsia está localizado en zonas profundas del cerebro, de difícil acceso y cerca de zonas de gran sensibilidad.

Una técnica que, además de para tratar la epilepsia, los cirujanos utilizan para destruir pequeños tumores cerebrales y realizar desconexiones cerebrales, con el fin de evitar que una lesión en un hemisferio afecte a otro.

Desde el Hospital Sant Joan de Déu señalan que cada año se diagnostica epilepsia a más de 4.000 niños en España, y uno de cada tres desarrolla una epilepsia refractaria, es decir, que no responde al tratamiento farmacológico.

Este centro cuenta desde el año 2005 con una unidad especializada en el diagnóstico y tratamiento de las epilepsias y es centro de referencia en España para el tratamiento quirúrgico de las epilepsias refractarias en niños.