Sanitario del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) administrando una vacuna contra la covid19. ARCHIVO

TOLEDO.- Alrededor del 20 por ciento de la población castellanomanchega ha recibido ya al menos una dosis de la vacuna contra la covid-19, iniciando así su programa de vacunación, y más de 150.000 personas han completado la pauta de dos dosis.

Un porcentaje de pauta completa -en torno al 9 por ciento- que "dista mucho del 70 por ciento que sigue siendo el objetivo para el verano" marcado por el Gobierno nacional, pero que se mantiene y en gran medida va a depender de la disponibilidad de vacunas.

Publicidad

Así lo ha señalado en rueda de prensa el director general de Salud Pública, Juan Camacho, quien ha apuntado que hoy mismo Castilla-La Mancha superará el medio millón de dosis administradas de las distintas vacunas contra la covid-19 con las que se está trabajando.

En este sentido ha recordado que la pauta para la administración de las segundas dosis de la vacuna es distinta según de la que se trate, y de ahí que exista una variación entre ambos datos. Ha precisado así que mientras que con la vacuna de Pfizer se administra a las tres semanas, el plazo en la vacunación con Moderna para la segunda dosis es a las 4 semanas y con AstraZeneca se inocula entre la décima y la duodécima semana tras la primera.

Respecto a la paralización de la distribución en toda Europa de la vacuna de Janssen, Camacho ha subrayado que hoy mismo estaba prevista la llegada de 6.300 dosis, una cantidad "testimonial", "y ni siquiera sabíamos si la próxima semana iban a llegar", de ahí que el trastorno que supone sea, por el momento, mínimo.

No obstante, desde el Gobierno regional esperan que esta situación, tanto la relativa a la vacuna de AstraZeneca como de la de Janssen, "se aclare de manera definitiva", de modo que se pueda establecer una manera de trabajar.

"Si no fuera así, tenemos que tener preparado un plan b" que pase por recibir una mayor cantidad de dosis de las vacunas de Pfizer y Moderna.

Mientras tanto, en Castilla-La Mancha se sigue adelante con la vacunación, siendo el objetivo fundamental "poner la mayor cantidad de músculo posible" en la administración de las dosis disponibles en el grupo de 79 a 70 años. Grupo etario en el que se va a continuar vacunando "con todo lo que tengamos" de Pfizer y Moderna, ha apostillado Camacho.

Así ha recordado que esta semana, entre ambas marcas han llegado a la región un total de 70.000 dosis, de modo que se va a continuar administrando todas las segundas dosis programadas y a partir de ahí, aunque siempre guardando un mínimo de stock de seguridad ante cualquier contingencia que pueda surgir, "vacuna de la que dispongamos, vacuna que iremos poniendo".

Para Camacho "no cabe otra manera de trabajar", de ahí que todo lo que se tenga se va a administrar a los grupos de riesgo en los que en estos momentos se está vacunando. Punto en el que ha recordado que además del grupo 5B, de personas de 79 a 70 años (la priorización es de mayor a menor edad), de manera paralela y siguiendo la estrategia nacional, se está llevando a cabo la vacunación del grupo 7, personas con un perfil de riesgo y vulnerabilidad especialmente alto, a los cuales también se administran vacunas de ARN mensajero.

LIGERO AUMENTO DEL RECHAZO

Por otra parte, y preguntado por la respuesta que la ciudadanía está teniendo en este contexto de incertidumbre respecto a la vacunación con AstraZeneca, el director general de Salud Pública ha reconocido que en estos momentos el rechazo a la vacunación "es más alto, y con AstraZeneca, mayor", pero hoy por hoy no representa un porcentaje preocupante por el que se tenga que cambiar.

Camacho ha destacado la importancia de seguir informando a la población, "sin quitar ni una pizca a la realidad de las cuestiones que puedan tener que ver con la vacunación y sus efectos secundarios", pero también transmitiendo que a día de hoy, lo que dice la Agencia Europea de Medicamentos y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, es que "el cálculo beneficio-riesgo de la vacuna de AstraZeneca sigue siendo positivo".

Y aunque reconoce que resulta "difícil de explicar" especialmente cuando aparecen efectos secundarios graves o muy graves, "a día de hoy tenemos que trabajar con el dato científico e irnos actualizando diariamente".

Así, ha insistido en que en Castilla-La Mancha mientras haya dosis de AstraZeneca en cantidades suficientes, se continuará trabajando con ella en el grupo de 65 a 60 años, de forma paralela a la vacunación a los grupos de edad mayores con vacunas de ARN mensajero, ya que "siguen siendo nuestro principal y prioritario objetivo".

SOBRE EL DOCENTE FALLECIDO

Preguntado sobre el caso del docente fallecido este lunes a causa de un trombo cerebral tan solo días después de haber recibido la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca y la posible relación entre ambos hechos, el director general de Salud Pública ha explicado que "no hay ningún dato más del que ya conocíamos".

Camacho ha señalado que se ha actuado de acuerdo a los protocolos y procedimientos establecidos al respecto, de modo que de manera inmediata se contactó desde el propio hospital de Toledo con la Agencia Española del Medicamento, con su área de Farmacovigilancia, así como a la Dirección General, y se ha ido trasladando toda la información y la documentación de la que se disponía en el momento, así como la que posteriormente se ha ido solicitando.

"Ahí paramos y esperamos a ver qué nos dice la Agencia Española del Medicamento en cuanto a la posible relación causal entre un hecho y el otro", ha apostillado.

Asimismo ha reconocido que éste con tan trágico desenlace, "no es el único caso de este tipo que ha aparecido en la región con la vacunación con AstraZeneca", ha señalado al ser preguntado al respecto. "Antes y después de este caso", añadía Camacho.