Cabecera de la manifestación del Primero de Mayo en Toledo con el lema 'Ahora toca cumplir, un país en deuda con su gente trabajadora'. PeriódicoCLM

TOLEDO.- Los sindicatos CCOO y UGT han vuelto a las calles de las principales ciudades de Castilla-La Mancha en este Primero de Mayo, para reivindicar el papel que han desempeñado los trabajadores en la crisis del coronavirus y pedir una agenda social y un modelo social y económico más justo.

Después de no haber podido manifestarse el año pasado, debido a la covid-19, han vuelto las manifestaciones y concentraciones a las principales ciudades de la región, que no han estado muy concurridas debido a las circunstancias derivadas de la pandemia, menos en el caso de Puertollano, donde ha habido una manifestación la que han asistido unas 650 personas, según la Policía Nacional, que los convocantes elevan a 2.000 participantes.

Publicidad

Bajo el lema 'Ahora toca cumplir, un país en deuda con su gente trabajadora', ha habido manifestaciones en Toledo, Cuenca, Puertollano y Alcázar de San Juan, mientras que en Albacete, Guadalajara y Talavera de la Reina se han llevado a cabo concentraciones

En la manifestación de Toledo han participado unas 500 personas, según los sindicatos, entre ellos el secretario general de CCOO de Castilla-La Mancha, Paco de la Rosa, mientras que no ha podido asistir la secretaria regional de UGT, Olga Arribas, porque está en cuarentena debido a que ha tenido contacto con una persona que ha dado positivo en covid-19.

De la Rosa ha admitido que ha sido una manifestación muy diferente a la que se hace todos los años, porque según ha dicho "no queremos que en ningún caso sea una fuente de contagio y de problemas para los trabajadores", que durante la pandemia "han estado en la calle, en su puesto de trabajo, jugándose la vida", ha recalcado el líder sindical.

"Tenemos que lamentar miles de trabajadores que han perdido la vida por contagio de covid desempeñando su trabajo", ha dicho el secretario regional de CCOO, quien ha aseverado que "este país tiene una deuda con los trabajadores, a los que no les han dolido prendas ponerse una bolsa de basura o taparse la cara con un pañuelo, sin tener ninguna medida de seguridad, para atender a las personas".

En similares términos se ha expresado la secretaria de Empleo de UGT de Castilla-La Mancha, María Isabel Carrascosa, que ha señalado que "es un Primero de Mayo especial, en el que tras un año horrible por la pandemia de coronavirus, volvemos a retomar las calles de manera segura, con las medidas de protección adecuadas para evitar contagios".

Pero Carrascosa ha subrayado: "Teníamos que estar aquí, porque tenemos que reivindicar, y este año además con un lema de justicia social, que es que hay un país en deuda con la clase trabajadora".

La manifestación más numerosa ha sido la que se ha desarrollado en Puertollano, en la que han participado unas 650 personas, según la Policía Nacional, y en torno a 2.000 según los sindicatos convocantes, en la que el rechazo al ERTE que ha planteado Repsol en el complejo industrial de la ciudad ha centrado los discursos de los discursos de los sindicalistas, junto a la derogación de la reforma laboral y la necesidad de que el Gobierno retome la agenda social.

El secretario general de CCOO de Ciudad Real, José Manuel Muñoz, que ha asistido a la manifestación de Puertollano junto a su homóloga de UGT, Alfonsi Álvarez, ha calificado el ERTE como "un desacierto de la empresa, porque no justifica un expediente para más de 600 trabajadores para ahorrarse 5 o 6 millones de euros cuando Repsol tiene resultados multimillonarios".

Y ha aseverado: "Si cualquier movimiento en la industria supone un descalabro para toda la sociedad, y la reconstrucción de este país pasa por la reindustrialización, tenemos que decir un no rotundo al ERTE de Repsol".

A su vez, en la manifestación de Cuenca han participado unas 130 personas, según la Policía Local, más de las 100 personas a las que se había limitado la asistencia por la covid-19, que ha hecho también que la duración se haya reducido a media hora.

Entre los asistentes a la manifestación de Cuenca han estado los trabajadores de la planta de Siemens-Gamesa de la capital conquense, que ha cerrado la empresa y ha provocado medio centenar de despidos.

También ha sido la primera manifestación del Primero de Mayo al que ha acudido el nuevo secretario general de UGT de Cuenca, Vicente Martínez, junto a su homóloga de CCOO, María José Mesas, que ha sido recientemente reelegida en el cargo.

En Albacete, la concentración ha tenido lugar en la Plaza del Altozano, donde se han dado cita algo más de 200 personas, cuatrocientas según los sindicatos, entre ellas el secretario provincial del PSOE, Santiago Cabañero, el diputado nacional del PSOE Manuel González Ramos y el alcalde de la ciudad, Vicente Casañ, de Ciudadanos.

Junto a las pancartas con el lema principal de la jornada reivindicativa, también se han visto otras, como la que pedía "un convenio que no nos robe derechos" para las trabajadoras de los servicios de limpieza y ayuda a domicilio.

Y en Guadalajara, los convocantes han calculado que unas 250 personas se han concentrado en la Plaza de Santo Domingo, donde han intervenido los secretarios provinciales de CCOO y UGT, Javier Morales y Francisco José Sánchez, respectivamente, así como un enfermo de covid-19, que ha trasladado su experiencia en nombre de los trabajadores esenciales que han jugado un papel decisivo en la pandemia.