Uno de los vertidos de asbestos encontrado por el Seprona. Foto: Guardia Civil de Guadalajara

GUADALAJARA.- La Guardia Civil ha investigado al responsable de un negocio de reformas de la ciudad madrileña de Alcalá de Henares por un presunto delito relacionado con la gestión ilegal de residuos, al verter cubiertas de amianto en el medio natural de Guadalajara.

La investigación, emprendida por el Seprona, se inició a raíz de que varios ciudadanos denunciasen la presencia de tres vertidos con cientos de kilos del material cancerígeno en distintos puntos de la provincia.

Publicidad
Residuos de amianto y otros materiales tirados en la provincia de Guadalajara. Foto: Guardia Civil

A partir de ahí, las indagaciones de los agentes medioambientales llevaron a una empresa de reformas con sede en la Comunidad de Madrid que realizaba los trabajos de retirada del fibrocemento sin contar con las autorizaciones pertinentes ni estar registrada para ejercer tal actividad.

Además, se pudo constatar que los residuos no estaban siendo entregados en un centro de tratamiento autorizado, y los trabajadores de la empresa no contaban con las medidas de protección adecuadas para realizar dicha tarea.

Patrulla de la Benemérita en uno de los puntos con vertidos de fibrocemento. Foto: Guardia Civil de Guadalajara

El uso y comercialización de las cubiertas de fibrocemento, conocidas comúnmente como uralita, fue prohibido en España hace dos décadas, debido a los efectos perjudiciales que produce el material en la salud. El amianto está vinculado con numerosos casos de cáncer de pulmón y otras patologías graves en distintos órganos.

Del mismo modo, está considerado como residuo peligroso según la legislación europeo, y el abandono incontrolado de estos materiales tóxicos en el medio natural puede ocasionar graves daños al medio ambiente.

La uralita puede alterar gravemente el ecosistema, y su uso está prohibido en España desde hace veinte años. Foto: Guardia Civil de Guadalajara.