El Gobierno regional busca crear empleo estable en el sector público. ARCHIVO

TOLEDO.- El Gobierno de Castilla-La Mancha ha concretado este martes el anuncio realizado el día anterior por Emiliano García-Page, en el que avanzó la aprobación de una Oferta de Empleo Público (OEP) para el 2021 con 1.547 plazas repartidas a partes iguales entre la Administración General y el sector educativo.

El presidente regional ha justificado la medida declarando que "no puede haber tanta gente en precario, de forma interina o provisional", y que el objetivo principal de la Junta de Comunidades es "consolidar y ampliar el sistema educativo en todos los niveles".

Publicidad

Unas plazas que se no solo servirán para mejorar las condiciones o el suelo del sistema de enseñanza en Castilla-La Mancha, sino que también busca, en palabras de García-Page, "emitir un mensaje muy claro de que esta es una prioridad", como lo puede ser también la sanidad, la cultura o los sistemas de protección social.

Igualmente, el dirigente autonómico ha defendido la necesidad de "cuidar" la educación pública incluso en tiempos de covid, advirtiendo que "estas cosas no son necesariamente irreversibles".

En términos similares se ha pronunciado hoy el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, que ha asegurado que "la pandemia no ha sido ni va a ser nunca una excusa para cumplir los compromisos adquiridos con la ciudadanía".

El consejero ha destacado además que desde el Gobierno autonómico tomarán todas las medidas que estén en su mano para reactivar la región, ofreciendo la posibilidad de encontrar empleo a todos los ciudadanos con vocación por trabajar en el sector público regional.

Ruiz Molina ha detallado que, del total de plazas, 774 son de Administración General, que, a su vez, se dividen en 503 plazas para personal funcionario y 271 para personal laboral; mientras que las 773 plazas restantes son para el sector educativo. Asimismo, ha explicado que 1.302 plazas son de nuevo ingreso y 245 de promoción interna.

Asimismo, ha indicado que se han reservado el siete por ciento de las plazas para personal con discapacidad. De las 111 reservadas, 80 están dirigidas a personas con alguna discapacidad general, mientras que las 31 restantes están pensadas para discapacitados intelectuales.

EXÁMENES EN 2023

En cuanto a los procesos selectivos, todos se convocarán mediante el sistema de concurso-oposición. El consejero ha precisado que las plazas de la Administración general de este año se sumarán a la oferta de 2022, de tal forma que puedan realizarse los exámenes en el 2023.

Por su parte, en el ámbito educativo, el próximo año se convocarán 1.175 plazas, 773 de la OEP de 2021 y 402 correspondientes al año anterior, siguiendo con el calendario marcado por Educación. Desde la Junta de Comunidades han recordado que se han aprobado 15.751 plazas en el último lustro, lo que supone una media de más de 2.600 plazas anuales.

El objetivo más importante de la política de personal emprendida por García-Page es, en palabras del consejero, "mejorar la calidad de vida de los ciudadanos mediante la mejora de los servicios públicos". Algo que solamente se puede conseguir creando "empleo estable".