La escultura homenaje a las víctimas del covid ha sido inaugurada en las Cortes. | FOTO: C. TOLDOS

TOLEDO.- Cuatro grandes puños colocados uno sobre otro, representando la fuerza y la unidad, recuerdan desde hoy a las víctimas de la pandemia en la explanada del Convento de San Gil, sede de las Cortes de Castilla-La Mancha.

Una obra del escultor toledano Enrique de Lucas Tortajada, que se eleva hasta los 6 metros con la que se rinde homenaje a quienes han fallecido a causa de la covid así como a quienes siguen combatiendo contra ella.

Publicidad

Escultura que fue encargada por el Parlamento regional, tras la petición recibida desde la Presidencia de la Junta, el 10 de junio de 2020, y que hoy ha sido inaugurada por el presidente de la Cámara, Pablo Bellido, y el jefe del Ejecutivo autonómico, Emiliano García-Page, en un acto que ha contado con la participación de representantes de las distintas administraciones, la Iglesia y otros colectivos.

Una obra de recuerdo a las víctimas que sirve también de agradecimiento y homenaje al personal esencial que "se ha dejado la piel por salvar vidas".

Así lo ha destacado durante su intervención el presidente de las Cortes, quien ha subrayado el significado de esta escultura, en la que "un puño se apoya en el siguiente", mostrado así el valor de la unidad y la solidaridad, "la fuerza de cada individuo sumándose", un valor de lo colectivo que refleja cómo "juntos somos más fuertes".

Una unidad que Bellido ha deseado se mantenga tanto en la región como en el país y en el mundo entero "para terminar de vencer a esta terrible pandemia".

"QUE NO SE OLVIDE NUNCA"

Por su parte el presidente García-Page ha querido subrayar que el objetivo es que lo sucedido a lo largo de este año largo de pandemia "no se olvide nunca". Aunque reconoce el derecho de la sociedad a "pasar página y perder el miedo", considera que "no tenemos derecho al olvidar" y aún menos las instituciones.

Para García-Page este homenaje a través del arte y la cultura es un acto de justicia y de inteligencia, con el que se ha querido dejar claro "algo sencillo y al mismo tiempo doloroso".

En este sentido, el presidente regional ha destacado el significado del puño representado en esta obra, que también simboliza la autocrítica necesaria y la "impotencia" experimentada a lo largo de esta pandemia.

Así García-Page ha querido pedir disculpas "a todas las personas que se han visto afectadas y a sus familias; a toda la gente que ha vivido aterrorizada y que aún hoy vive con miedo". Y es que, ha recordado, en este año de experiencia de pandemia, solo ha habido 28 días en los que no se ha producido ningún fallecimiento en la región, 5 de ellos en este mes de junio -ha precisado-, lo cual si bien son "síntomas en positivo, no evitan pensar que esto va a seguir".

Un momento para la autocrítica en el que García-Page ha recordado que la Administración en su conjunto, "todos los gobiernos, el mío también, nos vimos sobrepasados"; "no había nadie en el planeta preparado, y Castilla-La Mancha no fue la excepción".

La escultura homenaje a las víctimas del covid ha sido inaugurada en las Cortes | FOTO: C. TOLDOS

PRUDENCIA, EL MEJOR HOMENAJE

Para el presidente regional uno de los mejores homenajes que se pueden hacer hoy a la gran cantidad de gente que "se nos ha ido" no es otro que "eternizar ese dolor y ese sentimiento inédito en la sociedad española" a través de esta escultura.

Una obra que además de la impotencia que sentimos todos también quiere representar "la capacidad de superación y el trabajo conjunto" que se ha desarrollado, en el que desde la comunidad científica, las empresas, los sistemas sanitarios y la sociedad han respondido "como nunca antes".

Junto a la autocrítica y el coraje, también ha destacado como elementos de esta obra la memoria. Y es que, ha explicado, "a nadie nos interesa olvidar", porque "el que olvida comienza a cometer el mismo error".

Por ello debe servir como "advertencia" para estar preparados "ante lo que no se conoce", algo difícil, pero que es importante tener presente ya que "nadie nos dice que no vaya a venir un virus de otro tipo mañana o pasado mañana".

No obstante, considera García-Page que ya han sido muchos los mecanismos de coordinación entre el Gobierno de la nación y las comunidades autónomas, los ayuntamientos, las diputaciones y los colectivos más afectados que ya se han ensayado.

Y junto a ellos el comportamiento "ejemplar" de la mayoría de la sociedad española, a la que ha pedido como "el último y mejor homenaje" que se puede hacer a los fallecidos, a quienes siguen aún hoy hospitalizados y a los que vendrán, seguir manteniendo la prudencia.

"Esto no ha pasado todavía", ha subrayado el presidente regional. Aunque se ha entrado en una fase muy importante para la recuperación de la normalidad, "durante mucho tiempo tendremos que vivir con la prudencia que requiere un fenómeno de esta naturaleza".

Prudencia que tendrá que seguir acompañada de intervención política y legal, ya que los gobiernos deberán seguir alerta y trabajando de cara al proceso de vacunación de recuerdo que llegará el año próximo y el siguiente.

"Tenemos que estar ya con una alerta encendida, como ha pasado con otras tantas enfermedades que hoy se tratan y curan mucho mejor que hace una década", algo conseguido con "esfuerzo y trabajo", que si bien deja muchas vidas por el camino, también salva muchas otras.