Imagen de la cría de águila real en un roquedal de Almagro. Foto: Guardia Civil de Ciudad Real

CIUDAD REAL.-El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil ha investigado a una persona por un presunto delito relativo a la protección de la flora y la fauna, al poner en peligro a una cría de águila real dentro del término municipal de Almagro.

En un comunicado de prensa, la Comandancia de la Guardia Civil de Ciudad Real ha informado de que la investigación se inició a principios del pasado mes de junio, en el marco de la colaboración existente entre los agentes medioambientales de la Delegación Provincial de Desarrollo Sostenible y el Seprona de la provincia.

Publicidad

Dicha Delegación avisó a la Benemérita del potencial riesgo que existía de expolio o de peligro inmediato en el óptimo desarrollo del ciclo vital de un pollo de águila real en un nido albergado en el interior de un roquedal de Almagro.

El nido estaba siendo objeto de vigilancia mediante una cámara de fototrampeo orientada a la captación de imágenes no autorizadas. En un primer momento, se desconocía quién había instalado este elemento perturbador del medio natural, como tampoco si buscaban robar el nido o solamente capturar fotografías.

Con el fin de identificar al presunto autor de los hechos, se montó un dispositivo conjunto de vigilancia entre los Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha y el Seprona. Fruto de dichas vigilancias, se pudo identificar a un individuo, que accedía con frecuencia a la cámara colgada en las inmediaciones del nido para fotografiar a la cría de águila real.

Por ese motivo, la Guardia Civil ha tomado manifestación como investigado no detenido al responsable de este delito contra la protección de la fauna. El investigado, junto con las diligencias quedó a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Almagro.

El Código Penal establece en el Artículo 334 penas de seis meses a dos de prisión (o multas de ocho a veinticuatro meses) para aquellas personas que realicen actividades que impidan o dificulten la reproducción o migración de especies protegidas.

El águila real forma parte del Catálogo Regional de Especies Amanazadas de Castilla-La Mancha desde el año 1998, y está considerada además como una 'especie necrófaga de especial interés comunitario' por parte de las directivas de la Unión Europea.