Imagen del aeropuerto de Ciudad Real en 2018. ARCHIVO

CIUDAD REAL.- El aeropuerto de Ciudad Real está cerrado desde la medianoche del lunes al martes, después de que la empresa 'Asegura Control', que se encarga de la seguridad privada, haya decidido dejar de prestar servicios ante el impago de facturas por valor de algo más de 300.000 euros por parte de 'Ciudad Real International Airport' (CRIA), la mercantil que adquirió en 2018 por unos 55 millones de euros esta infraestructura cuya construcción costó sobre los 450 millones de euros.

Así lo comunidado CRIA ante las autoridades de aviación poco después de que lo confirmara el consejero de la empresa de seguridad afectada, Antonio García, quien ha explicado que vienen reclamando a la propietaria del aeropuerto desde hace tiempo el pago de facturas que llevan sin cobrar desde hace diez meses, lo que ha comprometido la estabilidad financiera de 'Asegura Control' y les ha obligado a presentar un Expediente de Regulación de Empleo (ERTE).

Publicidad

Este expediente se prolongará hasta finales de septiembre y afecta a 9 empleados que llevan trabajando desde los inicios del aeropuerto de Ciudad Real en la seguridad de esta infraestructura portuaria, los 10 últimos contratados por Asegura Control, que ha reclamado este martes el pago de la deuda por vía judicial.

García ha señalado que ya venían reclamando a CRIA el abono de las facturas que estaban a punto de vencer y cuyo pago no se garantizaba, por lo que advirtieron a la empresa que gestiona el aeropuerto de que si no se solucionaba la situación dejarían de prestar servicio a las 00:00 de este martes.

Ante esta decisión, la Policía Nacional y la Guardia Civil se personaron anoche en el aeropuerto para levantar acta del cese de la prestación del servicio de seguridad privada, ha subrayado García, quien ha lamentado esta situación y tener que recurrir al ERTE.

Cabe destacar que debido al parón de los vuelos durante el inicio de la pandemia, casi un centenar de aviones de diversas compañías aéreas nacionales e internacionales han realizado sus labores de mantenimiento en las infraestructuras del aeropuerto ciudadrealeño.

Pese a ello, fuentes cercanas a CRIA confirman que desde hace meses su situación económica es "muy frágil". Una precariedad financiera que compromete la viabilidad de la infraestructura y que afecta a muchos de sus proveedores, que vienen soportando importantes impagos por parte de la propietaria del aeropuerto, llegando incluso algunas de ellas a rescindir sus contratos, como el servicio de control de fauna o el mantenimiento eléctrico, algo que ha dejado en la calle a trabajadores que realizaban estas funciones.

La compañía, que también se encuentra en la lista de morosos publicada por Hacienda, al acumular una deuda con dicha administración que supera los cuatro millones de euros, ve así cómo se oscurece su futuro entre la incertidumbre de las empresas y trabajadores que todavía prestan servicios en estas instalaciones.