Imagen del incendio del pasado 27 de junio que afectó a 3 hectáreas del parque forestal. PeriódicoCLM

CIUDAD REAL.- Cinco jóvenes han sido detenidos en Ciudad Real como presuntos causantes del incendio que el pasado 27 de junio se producía en el parque forestal 'La Atalaya', a escasos metros de una zona de viviendas habitadas.

Un incendio que se habría originado cuando cinco de los doce jóvenes que habían estado alojados en una casa rural durante el fin de semana decidieron, nada más abandonar el establecimiento, arrojar una traca de petardos a un lado del camino desde el coche en marcha.

Publicidad

Una escena que que quedaba recogida en una grabación de las cámaras de seguridad del establecimiento turístico, la cual fue puesta a disposición de la Policía Nacional.

La investigación llevada a cabo les señala como autores de un delito de incendio por imprudencia grave, al no haber tenido en consideración además de la prohibición de utilizar material pirotécnico en la zona, que las altas temperaturas, las fuertes rachas de viento y la propia orografía del terreno aumentaban el riesgo de que pudiera producirse un incendio.

Una imprudencia que terminaba en llamas, ocasionando daños a la vegetación, en una superficie de tres hectáreas, de este paraje natural protegido valorados en 20.000 euros, tal y como recoge el informe técnico realizado por parte del jefe de parques y jardines del Ayuntamiento de Ciudad Real.

Cabe recordar que este parque forestal se encuentra encuadrado en las zonas de riesgo del plan de control y extinción de incendios, que establece para esta zona un riesgo alto del 1 al 30 de junio, y de riesgo extremo en los meses de julio y agosto. No obstante, las prohibiciones para los usuarios se prolongan hasta el 30 de septiembre. Extremos que estaban recogidos en el contrato de arrendamiento de la casa rural, en el que específicamente se prohibía a los clientes allí alojados la utilización de artefactos pirotécnicos fuera de las zonas acotadas.

Según las declaraciones tomadas por la Policía Nacional, aunque el incendio fue sofocado en un primer momento por un vecino de la zona, el fuego se reactivó poco después, propagándose a gran velocidad en la dirección opuesta a la zona de viviendas.

Fue entonces cuando se dio la voz de alarma, por lo que se desplazaron hasta el lugar varias dotaciones de Policía Nacional, policía Local, Bomberos de Ciudad Real, así como medios del servicio de extinción de incendios del Plan Infocam.

Durante las diligencias practicadas, desde Policía Nacional se solicitó a la Delegación de Desarrollo Sostenible de la Junta y al Ayuntamiento de Ciudad Real un informe valorando los daños causados en la zona forestal, los cuales inicialmente se han cifrado en 20.000 euros. Además, desde el Plan Infocam se han valorado los costes de extinción del incendio de 17.000 euros.

Tras prestar declaración ante el juez, los cinco detenidos fueron puestos en libertad y se podrían enfrentar a penas de multa o incluso prisión, al haber afectado el incendio a una zona próxima a un lugar habitado.