Silueta del guardián de la puerta del Pleno de las Cortes de Castilla-La Mancha durante la intervención del consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, desde la tribuna de oradores. Foto: Esteban González

TOLEDO.- Las Cortes de Castilla-La Mancha han respaldado que el Hospitalito del Rey de Toledo se convierta en un centro para personas con enfermedades de salud mental, postura defendida desde la Junta de Comunidades, en manos del PSOE y con amplia mayoría absoluta en el Parlamento regional. Una decisión que ha enterrado las iniciativas del Partido Popular y Ciudadanos, que solicitaban usar las instalaciones como residencia de mayores.

Estas son las posturas que este jueves han enfrentado al Gobierno regional y los grupos parlamentarios de la oposición durante un debate general que se ha celebrado en el pleno de la Cámara autonómica, donde se han debatido iniciativas, una por cada partido, sobre la utilidad de este emblemático edificio, ubicado en el Casco Histórico de Toledo y que se cerró en 2005 para su reforma, cuando cumplía la función de residencia de mayores.

Publicidad

Sin embargo, el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, ha asegurado que en la actualidad el Hospitalito del Rey no puede albergar una residencia de mayores porque la normativa exigiría "empezar de nuevo el edificio", pues ha resaltado que desde 2010 hasta la actualidad se han producido hasta veinte actualizaciones de esta normativa.

Fernández también ha incidido en la importancia de adecuar la oferta de servicios sociosanitarios a la demanda de la población y ha informado de que, mientras que en la actualidad hay plazas disponibles en residencias de mayores y en centros de día de Toledo, no existe ninguna residencia para personas con problemas de salud mental en el área sanitaria de Toledo.

Con todo, ha advertido de que "es mentira" que si el Hospitalito se abriera como centro de mayores pudiera ser "para los mayores del Casco Histórico", pues ha recordado que la red de residencias de ancianos -y también los recursos de salud mental- son de carácter regional.

"La obligación de los gestores públicos es dar respuesta a las necesidades reales", ha aseverado Fernández Sanz, que ha pedido "no pervertir los debates en torno a lo que es importante" y "huir de la demagogia", sobre todo en temas que "tiene una alta capacidad de adhesión emocional y que toca el corazón, como es el cuidado de los mayores".

También el diputado del PSOE en las Cortes José Antonio Contreras ha abogado por que el Hospitalito del Rey reabra como centro de salud mental, pues ha resaltado que el Gobierno regional debe "pensar en el interés general y cumpliendo la normativa actual".

"¿Puede el Hospitalito del Rey ser una residencia de mayores en el siglo XXI? La respuesta es no", ha sentenciado Contreras que, tras enumerar los impedimentos del edificio para poder ofrecer ese servicio, ha resaltado que mejorar la atención a las personas con salud mental también estaba recogido en el programa electoral del PSOE.

De este modo, en su propuesta de resolución el PSOE ha defendido que el Hospitalito del Rey se convierta en un centro regional de referencia de salud mental y que el Gobierno autonómico se comprometa a financiar las plazas de atención a mayores que decida ofertar el Ayuntamiento de Toledo.

Sin embargo, tanto PP como Cs han presentado unas propuestas de resolución que recogen el texto aprobado por unanimidad en el Ayuntamiento de Toledo -gobernado por la socialista Milagros Tolón- para que el Hospitalito del Rey reabra como residencia de mayores, si bien Cs también ha solicitado que la Junta llegue a un acuerdo con el Ayuntamiento para instalar un centro de atención a personas con trastorno mental grave en un inmueble distinto al Hospitalito.

En este sentido, la diputada del PP en las Cortes Gema Guerrero ha criticado que la reapertura del Hospitalito como residencia de mayores ha sido un compromiso expresado por el presidente de la Junta de Comunidades, Emiliano García-Page, tanto cuando era alcalde de Toledo -desde 2007 a 2015- como ya como presidente de la Administración regional, y ha señalado que el anuncio del cambio de uso ha generado "desencuentros" de García-Page con sus propios compañeros de partido en el Ayuntamiento de Toledo.

Asimismo, Guerrero ha considerado que en la ciudad de Toledo hay necesidad de más plazas residenciales para los mayores y ha abogado por que el modelo residencial "no genere desarraigo" entre los usuarios.

También el portavoz de Cs en las Cortes, David Muñoz Zapata, ha reivindicado que "el Hospitalito tiene que ser para los mayores del Casco", pues ha asegurado que "ha sido la promesa que se les ha hecho durante tantos años" y además ha defendido que es necesario para permitir que los mayores sigan viviendo en esta zona de la ciudad, ya que "los mayores dan vida al Casco, porque jóvenes cada vez hay menos".

Muñoz Zapata ha exigido al Gobierno regional a que "rectifique" sobre el cambio de uso del Hospitalito, si bien ha advertido de que Cs también está a favor de que se mejoren los servicios para las personas con salud mental y se ha preguntado cómo si este edificio no cumple los requisitos para ser una residencia de mayores, sí lo hace para ser centro de personas con problemas de salud mental.

Finalmente, las resoluciones de los populares y la formación naranja, que pedían usar la infraestructura del Hospitalito como residencia pública, obtuvieron 14 votos a favor -10 del PP y 4 de Cs- y los 18 en contra del PSOE, mientras que la iniciativa socialista para que el edificio sea dedicado a un centro de salud mental ha obtenido el resultado inverso, quedando por lo tanto esta última aprobada.

TOLÓN TENSA LA CUERDA

Pero del Hospitalito del Rey no solamente se ha hablado hoy en las Cortes regionales, pues mientras se desarrollaba la jornada legislativa la alcaldesa de Toledo no ha dudado en aumentar la presión sobre sus compañeros socialistas castellanomanchegos.

Así, Milagros Tolón ha manifestado la necesidad de que el Casco Histórico cuente con una residencia de mayores y ha recordado que el Hospitalito del Rey se arregló con una inversión de nueve millones de euros para eso, por lo que ha adelantado que el Ayuntamiento no va a buscar otro edificio para ese fin y que está dispuesta a hablar con el Gobierno regional para ceder otro espacio diferentes para acoger a las personas con enfermedades mentales.