"Los visitantes se encuentran con una imagen desoladora, un humedal sin agua ni fauna". Foto: EFE

CIUDAD REAL.- La situación de las Tablas de Daimiel, que a día de hoy cuenta con solo un tres por ciento de su superficie encharcada, empieza a afectar a la economía local. Las empresas del sector turístico han empezado a suspender las visitas guiadas ante el lamentable estado de conservación en el que se encuentra el Parque Nacional.

La primera empresa que ha dado el paso ha sido Ecodestinos, que lleva 21 años ofreciendo el servicio de guías de manera ininterrumpida y ha tomado la "dolorosa decisión" de parar después de que el humedal, "prácticamente seco", haya perdido sus valores ambientales.

Su gerente, Jesús Pozuelo, ha explicado que tanto la falta de agua que sufre el Parque Nacional como la falta de soluciones por parte de las administraciones responsable "nos ha obligado a ello".

"Los visitantes se encuentran con una imagen desoladora con un humedal en el que no hay agua y en dónde no se observa fauna, lo que nos impide dar un servicio satisfactorio a las personas que demandan las visitas guiadas", ha comentado.

Publicidad

Actualmente el parque cuenta con solo 65 hectáreas de superficie inundada -frente a las 1.780 potenciales-, agua que se encuentra encerrada en la madre del río Guadiana, una zona alejada de los lugares visitables.

Pozuelo, que también es presidente de la Asociación Turística Tablas de Daimiel, ha señalado que "incluso en el año 2009 cuando los lamentables incendios de turbas, había agua en la zona de las pasarelas, agua en buenas condiciones que nos permitía sacar las visitas adelante, ahora ni eso, la zona está completamente colmatada y la poca agua que queda está en mal estado, lo que impide tener un volumen de fauna decente para realizar una visita guiada".

El gerente de Ecodestinos ha hecho un llamamiento a las administraciones con competencias en la gestión del parque para que pongan soluciones urgentes encima de la mesa, soluciones que según él deben pasar por el estricto cumplimiento del Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional.

En este sentido, ha señalado que el Plan "obliga a poner los medios necesarios para que la superficie del Parque Nacional no descienda de las 600 hectáreas".

Para el gerente, la solución de poner en marcha la batería de pozos de emergencia como se ha hecho durante este 2021 y el pasado 2020 es la peor solución posible, y se han decantado por un trasvase de agua a través de la tubería manchega para inundar parte del humedal mientras se trabaja en la línea de recuperar los niveles freáticos del acuífero.

Según Pozuelo, "la continuada nefasta gestión de los recursos hídricos nos ha abocado a suspender un servicio que ponía en valor este recurso natural y sensibiliza al visitante a la vez que lo disfrutaba".

También ha comentado que esta situación que vive el parque nacional afecta de manera directa a un sector empresarial turístico de la provincia, ya que Las Tablas de Daimiel es uno de los principales destinos del turismo de interior de Castilla-La Mancha que cada año visitan unas 150.000 personas.

DAIMIEL PIDE SOLUCIONES

Quien también ha manifestado su preocupación ha sido el alcalde de Daimiel, Leopoldo Sierra, que ha reclamado al Ministerio para la Transición Ecológica "tomar las decisiones oportunas" para garantizar la conservación del parque.

El primer edil ha asegurado que, más allá de la responsabilidad de otras instituciones, Teresa Ribera "no está haciendo las cosas bien", al carecer de "un plan de contingencia que asegure un encharcamiento estable".

Como en otras ocasiones, y al igual que el gerente de Ecodestinos, Sierra ha defendido la necesidad de un trasvase, medida que avalaron en la Comisión Mixta de Gestión del Parque Nacional la mayoría de los representantes del Patronato de Las Tablas y el Ayuntamiento de Daimiel en sesión plenaria.

El alcalde entiende que la evolución del parque ha demostrado que la activación de los pozos de emergencia no ha servido y que debería utilizarse la Tubería de la Llanura Manchega para optimizar esa derivación, aunque desde el Ministerio ya se ha descartado.