El pasado 2 de septiembre, Araceli Hidalgo asistía al acto celebrado en Guadalajara al alcanzarse el 70% de la población vacunada en España. | FOTO: JCCM

GUADALAJARA.- Castilla-La Mancha comenzará a inocular a partir del próximo lunes la tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus según ha anunciado el presidente regional, Emiliano García-Page, quien ha precisado que la primera persona que recibirá esa dosis de refuerzo será Araceli Hidalgo, quien se convirtió a finales de diciembre del año pasado en la primera ciudadana en vacunarse en el territorio nacional.

"Vamos a adelantar una semana la vacunación a las personas de la tercera edad en las residencias y vamos a hacerlo con Araceli también", ha avanzado García-Page en la localidad guadalajareña de Torija, en cuyo polígono industrial el presidente autonómico ha inaugurado un centro logístico construido por la estadounidense Panattoni para albergar la ampliación de Leroy Merlin. "Hace siglos, aquí construían torres preciosas, hoy hacemos estas torres", ha aseverado García-Page. "Estas son las catedrales de hoy", ha rematado.

Publicidad

En este marco, el presidente regional ha sostenido que el adelanto en la inoculación de esta tercera dosis es un mensaje "muy claro a la ciudadanía" con el que transmitir que "en los sitios donde un cinco por ciento de Covid hace más daño que un cincuenta en otros, ahí no lo vamos a dejar escapar", ha concluido. Al respecto, García-Page ha remarcado que "en los sitios más vulnerables, por nosotros no va a quedar", señalan en nota de prensa desde la Junta.

FINANCIACIÓN SOSTENIBLE

Por otra parte, durante su intervención, el presidente regional ha insistido en reclamar un nuevo modelo de financiación autonómica "sostenible" y que facilite la "cohesión social y la igualdad" en toda España. "No se trata de que Castilla-La Mancha tenga mejor financiación porque la pierda Cataluña o Madrid, se trata, simple y llanamente, de que el conjunto de la riqueza que genera España se dedique a los servicios básicos", ha concluido.

Por ello García-Page ha incidido en que trabajará "muy duro" junto a "muchos presidentes que nos vamos a juntar, no tardando", ha precisado, "por definir un escenario en el que el modelo de financiación de los grandes servicios públicos no obligue a los españoles y a las españolas a irse a vivir a las grandes ciudades", ha explicado. "Hay que financiar los servicios donde la gente vive", ha zanjado.