Los agentes de la Policía Nacional hallaron a la menor en el domicilio del detenido.

CIUDAD REAL.-Agentes de la Policía Nacional han detenido en la localidad jienense de Bailén a un hombre de 20 años, como presunto autor de los delitos de inducción de una menor al abandono de su domicilio, detención ilegal y malos tratos en el ámbito familiar. La víctima, una menor de Puertollano, ha sido localizada y liberada por la Policía Nacional en el domicilio del detenido, donde se encontraba retenida contra su voluntad y sin posibilidad de auxilio.

La Unidad de Atención a la Familia y a la Mujer (UFAM) de la Policía Nacional ha sido la responsable de la investigación, desde la que se barajó la posibilidad de que la menor, de 13 años, pudiera haberse fugado de forma voluntaria de su domicilio en la provincia de Ciudad Real, por motivos sentimentales.

Así, tras realizar un exhaustivo análisis de sus dispositivos tecnológicos y redes sociales, la investigación se centraba en un joven como posible contacto sentimental de la chica, que también podrá ser el responsable de la fuga, previa manipulación y engaño a través de las redes sociales.

Se pudo constatar así que esta persona había estado en contacto con ella durante un año completo, hasta organizar un primer encuentro físico en Puertollano, para desde allí trasladarla en su vehículo particular a su domicilio en la localidad de Bailén.

Miembros de la UFAM de la Policía Nacional de Puertollano y Jaén, procedieron a la liberación y retorno de la menor, así como a la detención del adulto que fue puesto a disposición de la autoridad judicial acusado de hasta cinco delitos contra las personas.

Desde la Policía Nacional alerta de que uno de los principales peligros para niños y adolescentes en las redes sociales es el contacto con desconocidos potencialmente peligrosos que en ocasiones fingen ser otro menor para ganarse su confianza, cuando en realidad esa identidad oculta a un adulto que se propone alcanzar un objetivo ilícito.

El grooming, por ejemplo, consiste en la utilización por parte de un adulto, de cualquier medio tecnológico de comunicación para contactar con menores y, mediante manipulación y engaño, llegar a lograr encuentros de contenido sexual o incluso conseguir pornografía infantil de los propios menores contactados bien a partir de las grabaciones de estos o bien mediante videoconferencias.