Trasvase Tajo-Segura. | MINISTERIO PARA LA TRANSICIÓN ECOLÓGICA

GUADALAJARA.- Trasvase cero. Es lo que espera la Asociación de municipios ribereños de los embalses de Entrepeñas y Buendía que declare el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ante la reunión de la Comisión de Explotación del Trasvase Tajo-Segura de este miércoles.

Los ribereños temen que la propuesta que haya encima de la mesa en la Comisión de Explotación sea, "casi con total seguridad", trasvasar el máximo posible: 20 hectómetros cúbicos. Esperan que esta decisión tenga una "firme contestación" por parte del Ministerio.

Y es que avisan de que quedan 106 hm3 pendientes de trasvasar, que la situación del Mar Menor es "crítica", que la rambla del Albujón lleva más agua que el Tajo y que los propios agricultores han solicitado ayuda al Ministerio de Agricultura por el exceso de lluvias.

Por todo ello, creen que "la situación es propicia para un trasvase cero que debería ser visto con naturalidad y no como un ataque frontal contra los regantes o la Región de Murcia". Sin embargo, los ribereños opinan que estos serán los argumentos que esgrimirán para "seguir sacando rédito político de un tema tan agotado como nuestras cuencas".

Mientras tanto, desde la cabecera del Tajo reclaman "un poco de sensibilidad" de cara a la temporada estival, para la que necesitan que haya una lámina de agua que "a duras penas" se ha conseguido mantener en los últimos meses, mientras "copiosas lluvias descargaban en el campo de Cartagena".

De hecho, apuntan que enviar ahora más de 100 hm3 pendientes más 20, 17, 12 o incluso 6 que se aprueben este miércoles, "sería condenarnos a un verano de pobreza, mientras los agricultores del Levante lloran al ministro de Agricultura por el exceso de lluvias y el Mar Menor está a punto de explotar de nuevo por el exceso de nutrientes que arrastra el agua de riego".

Hace tan solo unos días, los ribereños de Castilla-La Mancha ya solicitaron la suspensión temporal del trasvase y de las cantidades pendientes de envío, pero ahora insisten en poner "un punto de sensatez" ante el desastre ecológico se que se vive en Murcia.

"No puede llegar una gota más de agua al Levante si nos preocupa el Mar Menor; ni qué decir tiene la salud de nuestros embalses y de nuestro río, no caben medias tintas", sentencian los municipios de la cabecera del Tajo.