García-Page felicita a Ruiz Molina tras la aprobación de los presupuestos. - C. TOLDOS | CORTES CLM

TOLEDO.- Las Cortes de Castilla-La Mancha han aprobado este miércoles, con el voto a favor de la mayoría absoluta del PSOE y los votos en contra de PP y Vox, el presupuesto de la Junta para 2024, que asciende a 12.473,3 millones de euros, lo que supone un 0,34 por ciento más que el de 2023.

El primer presupuesto de la XI Legislatura ha sido aprobado en una sesión plenaria que se ha prolongado durante ocho horas, en las que se han debatido las 782 enmiendas parciales que el grupo popular ha mantenido vivas, si bien la mayoría socialista en la Cámara las ha rechazado todas, aunque algunas de ellas han recibido el apoyo de Vox, otras la abstención y otras el voto en contra.

Tras la votación, el Gobierno regional y los diputados socialistas se han puesto en pie para aplaudir, mientras que el presidente autonómico, Emiliano García-Page, ha felicitado al consejero de Hacienda, Juan Alfonso Ruiz Molina.

El presupuesto de la Junta para 2024, que podrá ser publicado en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha y en el Boletín Oficial de las Cortes antes de que acabe el año y por lo tanto podrá entrar en vigor el 1 de enero, destina 7.304 millones de euros a gasto social, es decir, el 70 por ciento del gasto no financiero de la Junta va para Sanidad, Educación y Servicios Sociales, y también contempla 2.189 millones para dinamizar la economía y medidas para zonas poco pobladas que suman 1.922 millones.

Por ello, el consejero de Hacienda de Castilla-La Mancha, que ha cerrado el debate, ha considerado que la oposición debería apoyar estas cuentas que "tratan de reforzar los servicios sociales, tratan de proteger a las familias y a los más vulnerables, incentiva el crecimiento económico de manera sostenible" y hacen frente al reto demográfico.

Ruiz Molina ha sostenido, con estos datos, que la oposición no tiene argumentos para votar en contra y les ha animado a "votar a favor de unos presupuestos que van a seguir avanzando en prosperidad y bienestar de los ciudadanos, con el único objetivo de mejorar la calidad de vida".

PP Y VOX CONTRA UNAS CUENTAS QUE "HACEN AGUAS"

Sin embargo, PP y Vox han desgranado sus argumentos para votar en contra de estas cuentas, que han coincidido en tachar de falsas o irreales.

En concreto, la portavoz del PP en las Cortes, Carolina Agudo, que ha denunciado que el PSOE "ha vuelto a pasar el rodillo contra el PP" ya que no ha aprobado ninguna enmienda parcial de los 'populares', ha justificado su rechazo al presupuesto al afirmar que "las cuentas hacen aguas, son unos presupuestos falsos, que reflejan la falta de interés hacia los problemas de los castellanomanchegos".

Agudo ha acusado al Gobierno regional de haber abandonado a los sectores sociales y ha defendido que, por contra, sus enmiendas recogen las "reivindicaciones de muchos vecinos de Castilla-La Mancha y de muchos colectivos".

Así, ha advertido al Ejecutivo regional de que "comete una enorme irresponsabilidad" al no aprobar sus enmiendas, ya que proponen medidas como "bajar impuestos, poner en marcha un plan de choque contra las listas de espera o recuperar la carrera sanitaria para los profesionales".

Asimismo, ha apelado al Ejecutivo a que "se acerque a la realidad, porque cada vez está más alejado" y, del mismo modo que el debate de las enmiendas ha estado plagado de referencias a la política nacional, a la ley de amnistía y a los pactos del PSOE con JuntsxCat, ERC y Bildu, Agudo ha espetado a la bancada socialista: "No les pedimos la amnistía, les pedimos una UCI para Tomelloso". "A los independentistas todo; a los castellanomanchegos, cero", ha concluido Agudo.

También el portavoz de Vox en las Cortes, David Moreno, ha aportado sus argumentos para votar en contra de los presupuestos que "no van a resolver los problemas reales y concretos de los castellanomanchegos, el paro, las listas de espera o la crisis de los sectores productivos", sino que a su entender son unos presupuestos para "mantener una casta política".

Moreno, que ha llegado unos minutos tarde a la tribuna de oradores ya que cuando ha sido su turno de intervenir no estaba en el salón de plenos, ha advertido también de que los presupuestos tienen "una subida encubierta de impuestos"  y también supondrán un aumento de la deuda pública.

Por todo ello, ha defendido que Vox -que no ha presentado enmiendas parciales al presupuesto y que por lo tanto no ha intervenido en el resto del debate- "no puede ser cómplice de unos presupuestos que van a arruinar a las clases medias y trabajadoras" e incluso ha opinado que la aprobación de las cuentas para 2024 es "una mala noticia".

Sin embargo, el diputado socialista Fernando Mora ha reprochado que el PP les acuse de aplicar el rodillo pues ha recordado que cuando el PP gobernó con mayoría absoluta en la región "no aprobaban ni si quiera las enmiendas del PSOE que hacían mención a correcciones ortográficas".

Mora ha lamentado que las enmiendas parciales del PP son "un fuego fatuo" y ha advertido de que su aprobación conllevaría recortes, porque se eliminarían partidas que harían que la "región fuera ingobernable, los ciudadanos saldrían a la calle".

"Hacen enmiendas sin ton ni son", ha resumido el diputado socialista, que ha instado a los diputados del PP a "ir a los pueblos a decir que las enmiendas quitan otras cosas".