Presentación del nuevo servicio de inspección ambiental con dron. | P. LÓPEZ | JCCM

TOLEDO.- El Gobierno de Castilla-La Mancha, a través de la Consejería de Desarrollo Sostenible, cuenta desde el inicio de este 2024 con una nueva herramienta, un dron adquirido desde la Dirección General de Calidad Ambiental que va a permitir realizar actuaciones de vigilancia a todas las instalaciones ubicadas en la región "para mejorar y potenciar la inspección ambiental en el territorio y, por tanto, conseguir una mejora de la calidad de vida de nuestra ciudadanía".

Así lo ha puesto de manifiesto este miércoles en Toledo el director general, Tomás Villarrubia, durante la presentación de este nuevo servicio asegurando que "será fundamental para llevar a cabo la labor de inspección ambiental, un trabajo que es de vital importancia para el desarrollo económico de la región", pues como ha asegurado, "sin inspección, no hay calidad ambiental y tampoco se pueden iniciar gran cantidad de actividades empresariales hasta que no cuentan con una inspección ambiental favorable".

Castilla-La Mancha cuenta con aproximadamente 34.000 instalaciones que poseen alguna autorización ambiental y que, por tanto, son susceptibles de ser inspeccionadas. "A todas ellas hay que sumar las inspecciones que han de realizarse después de recibir una denuncia, en su mayoría a instalaciones que no cuentan con autorización ambiental", ha explicado.

Como ha manifestado Villarrubia, la inspección ambiental en Castilla-La Mancha se organiza principalmente a través del Plan de Inspección Ambiental 2018-2024 aprobado por la Orden 50/2018, de 20 de marzo, así como por los sucesivos programas anuales que lo desarrollan.

Desde la Dirección General de Calidad Ambiental se coordina el seguimiento del cumplimiento de las obligaciones impuestas en las distintas autorizaciones ambientales, además todas las denuncias recibidas que son gestionadas desde los servicios centrales o bien se remiten a las distintas delegaciones provinciales al objeto de que se realicen las comprobaciones y actuaciones necesarias en cada caso.

COLABORACIÓN CON AGENTES MEDIOAMBIENTALES

Además, para realizar este servicio la Dirección General de Calidad Ambiental cuenta con un técnico, así como el apoyo que realizarán los 11 miembros del cuerpo regional de agentes medioambientales acreditados para tal fin en las cinco provincias.

Respecto a la aeronave cuenta con una capacidad de vuelo de 45 minutos continuos y hasta tres horas por jornada, con un alcance de 8 kilómetros y una velocidad máxima de 75 km/h. Está equipada con posicionamiento GPS-RTK centimétrico, telecámara óptica con zoom de 56 aumentos y cámara térmica, han detallado en nota de prensa desde el Gobierno regional.

El dron tendrá capacidad para volar con carácter general en todo el espacio aéreo hasta una altura de 120 metros. En este espacio puede operar en cualquier momento que se necesite, a excepción de las zonas de vuelo restringido como zonas de seguridad de aeropuertos, helipuertos, aeródromos y zonas militares, donde será necesario tramitar una autorización adicional de coordinación para cada operación.

Junto con la aeronave, se ha adquirido un potente software de postprocesado de datos para fotogrametría, que permite el geoposicionamiento de los datos, levantamiento de planos topográficos y cuantificación de superficies y volúmenes. Como ha explicado el director general "el dron se ubicará en los servicios centrales dando servicio en toda la región y, según vayamos obteniendo resultados, el objetivo es dotarnos de al menos un equipo por provincia".

Asimismo, esta aeronave permitirá hacer el seguimiento y detección de vertidos incontrolados de residuos, apoyo en la inspección a vertederos de residuos pudiendo realizar seguimiento del llenado de los mismos, tipología de residuos vertidos, etc. "Esta labor va a ser muy importante en un aspecto como son los residuos donde cada vez hay una mayor sensibilidad por parte de la ciudadanía en todo lo que el respeto al medioambiente supone", ha señalado Villarrubia.

A modo de resumen, en el año 2023 se realizaron 779 inspecciones, de las cuales 294 fueron documentales y 485 fueron inspecciones in situ (295 inspecciones programadas y 190 no programadas).

En el año anterior, el 2022, se realizaron 665 inspecciones, de las cuales 239 fueron documentales y 426 fueron inspecciones in situ (231 fueron inspecciones programadas y 195 no programadas por denuncias, inspección para nueva autorización, renovación, modificación, etc.).