Los botiquines prestan asistencia farmacéutica en lugares donde no hay oficinas de farmacia.

TOLEDO.- El Gobierno de Castilla-La Mancha ha destinado la cantidad de 813.574 euros a ayuntamientos de núcleos de población rural que se encuentran en zonas extremadamente despobladas con el objetivo de llevar a cabo la creación de un botiquín farmacéutico y acercar este tipo de asistencia a su población.

En la rueda de prensa para informar a los medios de comunicación sobre los acuerdos semanales del Consejo de Gobierno, la consejera portavoz, Esther Padilla, ha detallado que, gracias a este acuerdo, "facilitamos que haya un botiquín allí donde es difícil conseguir medicamentos". Por tanto, se trata de una asistencia farmacéutica prestada desde el Gobierno regional dentro de los objetivos establecidos en la Estrategia frente a la Despoblación en Castilla-La Mancha 2021-2031.

Padilla ha explicado que "es indispensable que este botiquín abra el mismo día que el médico acude al consultorio para hacer coincidir dicha consulta con la compra de medicamentos que pueden derivarse de la misma". Además, ha dado a conocer que estos botiquines son atendidos por profesionales farmacéuticos, lo que, a su juicio, "suma un valor añadido, ya que, además de dispensar el medicamento, realizan educación sanitaria, actividades de promoción de la salud y ofrecen consejo y asesoramiento farmacoterapéutico a las personas que lo solicitan".

Gracias a estas ayudas, cuya cuantía máxima ha sido de hasta 10.000 euros por botiquín, se van a beneficiar, tal y como ha detallado la portavoz del Ejecutivo autonómico, un total de 88 núcleos de población, pertenecientes a 69 municipios. En Albacete lo harán 13 núcleos de población pertenecientes a cinco municipios; en Ciudad Real serán diez núcleos de población pertenecientes a otros cinco municipios; en Cuenca lo harán 30 núcleos de población pertenecientes a 27 municipios; 34 núcleos de población pertenecientes a 32 municipios en Guadalajara y en Toledo solamente un núcleo de población, Minas de Santa Quiteria, perteneciente al término de Sevilleja de la Jara, que cuenta con 81 habitantes.

En la actualidad, Castilla-La Mancha tiene actualmente una red de 206 botiquines en zonas despobladas a los que se van a sumar estos 88 para núcleos de extrema despoblación.

Todos estos lugares a los que se ha concedido la subvención ya cuentan con consultorio local para la asistencia sanitaria, pero, tal y como ha recalcado Padilla, "gracias a este programa farmacéutico podemos ofrecer una atención integral en condiciones de equidad para todas y todos los ciudadanos que viven en áreas rurales no solamente despobladas, sino extremadamente despobladas".

Asimismo, tal y como ha especificado la consejera, "el dinero de las subvenciones está destinado al acondicionamiento del local elegido y a la compra del mobiliario que sea necesario para su puesta en marcha".

Como curiosidad, Esther Padilla ha comentado que, de estos 88 núcleos de población a los que se les ha concedido la ayuda, el municipio más pequeño tiene solo cuatro habitantes, Enjambre que pertenece a Anchuras (Ciudad Real), y el municipio más grande cuenta con 474 habitantes, Torre del Burgo (Guadalajara); "pero la mayoría no llega al centenar de habitantes o apenas lo supera", ha concretado.

Estos botiquines, considerados establecimientos sanitarios autorizados por la Administración, cuentan con unas actuaciones reguladas y con una base legal sólida, cuyo fundamento es prestar la asistencia farmacéutica allí donde no exista oficina de farmacia. Además, están sometidos a control e inspección "como cualquier otro centro, servicio o establecimiento sanitario", ha precisado la portavoz.

La petición de su puesta en marcha parte de los ayuntamientos o de la farmacia de referencia en la zona, así como de la propia Administración, ha continuado Padilla, quien ha reconocido que suelen estar ubicados en lugares cerca de los consultorios o en cualquier otra dependencia municipal que haya sido designada por el Ayuntamiento.

Entre las condiciones para su puesta en marcha se exige un letrero bien visible en el exterior con el horario, días de apertura, oficina de farmacia que lo surte, así como el nombre del titular de la misma, quien realizará las tareas de custodia, conservación y dispensación de los medicamentos y productos sanitarios, durante el horario establecido.

Además, Esther Padilla ha recordado la convocatoria puesta en marcha para la apertura de 104 oficinas de farmacia en la comunidad autónoma. Con este programa, ha recalcado, "ampliamos la asistencia sanitaria farmacéutica y mejoramos la calidad de los y las pacientes de Castilla-La Mancha que requieren de este servicio, junto al hecho de que el número de habitantes que haya en su población no sea obstáculo para tener este servicio".